17 may. 2024

MEC ahora quiere desligarse del edificio abandonado y rematarlo

Alegan que costo para trasladar oficinas al sitio es millonario. No cuentan con recursos para abordar infraestructura. El edificio costó a Educación G. 14.000 millones y funge de aguantadero.

Sigue la polémica en torno al elefante blanco del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC). El edificio Excélsior fue adquirido en el 2009 por G. 14.000 millones, supuestamente para trasladar oficinas administrativas y técnicas y dejar de lado el pago de alquileres.

Ahora, desde la cartera hablan de desligarse del establecimiento para colocarlo en remate. Se encuentran realizando los trámites burocráticos para su venta, según confirmó el director general de Finanzas del MEC, Óscar Stark.

Si bien el local fue adquirido en el 2009, recién se obtuvo el título de propiedad en el 2019, una década después.

Con esta excusa las diferentes administraciones de Educación optaron por dejar el lugar en un estado de total abandono, convirtiéndose en un aguantadero y criadero de mosquitos.

El inmueble –ubicado en Presidente Franco y 15 de Agosto– presenta un pésimo estado. Los vecinos denuncian cada año que personas extrañas ingresan y roban todo tipo de objetos, desde equipos de aire acondicionado, ventanas y hasta bidés.

Días atrás, denunciaron igualmente que una pileta en la terraza lateral contenía agua sucia de precipitaciones pasadas, siendo potencial criadero de mosquitos en pleno aumento de casos de dengue y chikungunya.

DAÑO. La estructura del Excélsior se encuentra estropeada por el abandono de los últimos catorce años, confirmó el director general administrativo del MEC, Óscar Stark.

Un estudio independiente ordenado por el anterior titular de la entidad, Juan Brunetti, determinó que el Excélsior cuenta con problemas estructurales, siempre según Stark. El problema se da por filtraciones que corroen varillas de la infraestructura.

“El ex ministro Brunetti había ordenado el estudio para trasladar las oficinas hasta el sitio y ahorrar en alquiler”, afirmó Stark.

Solo para resolver estas filtraciones, el presupuesto necesario es de USD 1.200.000 (G. 8.760 millones).

El funcionario recordó que no cuentan con presupuesto para infraestructura y que lo que consiguen como donaciones o a través de los Fondos de Excelencia, se priorizan para reparar las instituciones educativas, donde 200 escuelas y colegios tienen aulas en riesgo de derrumbe.

“A ese monto de USD 1.200.000 hay que sumar otros miles de millones para acondicionar el local que es más para viviendas, de modo que pudiera usarse como oficinas. La mejor salida es buscar una oferta para su venta y que cualquier persona pueda competir para su adquisición”, agregó Stark.

NUEVO PROYECTO. Fondos para la Educación es la nueva propuesta surgida de Nicolás Zárate para utilizar los recursos que resulten de la venta del Excélsior, explicó el jefe financiero.

Acorde con una tasación de Hacienda, el inmueble tiene un valor de mercado de G. 13.680 millones, es decir, casi G. 1.000 millones menos que su valor de adquisición hace catorce años.

“Con este fondo educativo la idea es que puedan refaccionarse las instituciones educativas que tienen mayores urgencias”, destacó Stark.

Por otro lado, dijo que este dinero pueda servir igualmente para equipar el nuevo edificio construido por el Gobierno en la zona del puerto, cerca de la Costanera.

El ex titular del MEC Luis Riart tiene orden de prisión por la compra del lugar.

El ministro (Nicolás Zárate) quiere un fondo para la educación con lo que resulte del remate. Óscar Stark, director general de Finanzas del MEC.

14.000 millones de guaraníes costó al MEC el edificio Excélsior, adquirido sin el título de propiedad en el 2009.

13.680 millones de guaraníes supuestamente es su valor de mercado hoy, según una tasación solicitada por el MEC.

8.760 millones de guaraníes es lo que costaría reparar la estructura del inmobiliario para seguridad de la gente.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.