13 abr. 2024

Martín Almada, testimonio de resistencia a la dictadura

Martín Almada fue un incansable defensor de los derechos humanos y, como tal, nos deja el valioso testimonio de su tenaz resistencia al autoritarismo y la dictadura. Encarcelado en el campo de concentración de Emboscada por el régimen stronista, entre 1974 y 1978, sufrió torturas sistemáticas. Es uno de los principales responsables del hallazgo de los Archivos del Terror, mediante el cual fue develado el Plan Cóndor, un sistema de cooperación entre las dictaduras del Cono Sur para cazar e intercambiar ilegalmente prisioneros políticos.

En los tiempos que vivimos, con una democracia que se encuentra bajo el asedio de amenazas autoritarias y con un Estado inficionado por el narco y el crimen organizado, es altamente recomendable hacer memoria del alto precio que pagaron miles de paraguayos y paraguayas para defender la democracia y las libertades.

Una de esas personas, precisamente, acaba de fallecer. Se trata de Martín Almada reconocido activista de los derechos humanos, quien opuso una empecinada resistencia a la larga dictadura de Alfredo Stroessner.

El militante de los derechos humanos había padecido encarcelamientos y torturas en plena dictadura stronista, y cuando volvió al país desde el exilio impuesto no descansó en su lucha por hallar justicia y llevar ante la ley a los torturadores y responsables del régimen. Fue en ese proceso que se convirtió en uno de los descubridores de los Archivos del Terror.

Martín Almada nació el 30 de enero de 1937, en Puerto Sastre, actualmente Puerto Esperanza, Carmelo Peralta, en el Departamento de Alto Paraguay. De 1959 a 1974, dirigió junto a su esposa, Celestina Pérez, el Instituto Juan Bautista Alberdi, que propició el acceso a la educación al pueblo; con otros docentes transformó el instituto en cooperativa y aplicó una estrategia que posibilitó la participación democrática, la autogestión y la educación socialmente productiva. Almada estudio Pedagogía y Derecho, y fue el primer paraguayo en obtener un Doctorado en Ciencias de la Educación por la Universidad Nacional de La Plata, Argentina, en 1974.

Su militancia social y sus escritos científicos publicados le valieron la persecución política en Argentina y Paraguay, específicamente, luego de su tesis doctoral Paraguay: Educación y dependencia, en la Universidad Nacional de La Plata, obra que fue calificada de “subversiva y terrorista” por la Policía Federal Argentina, y le valió un arresto y prisión en condiciones inhumanas.

Durante la dictadura de Stroessner sufrió torturas, las cuales incluyeron a su propia esposa, Celestina Pérez, quien falleció de un infarto al escuchar las sesiones de torturas a las que era sometido el marido Almada. Ella fue enterrada en el patio de su casa, por expresa orden de Alfredo Stroessner. Después de una huelga de hambre, y con el apoyo de instituciones como el Comité de Iglesias y Amnistía Internacional, finalmente Almada fue liberado, se asiló en Panamá. Posteriormente se radicó en Francia e ingresó a la Organización de las Naciones Unidas, cumpliendo funciones de experto para la Unesco.

Al regresar del exilio y tras una extensa búsqueda de 15 años para poder probar con documentos que había sido torturado durante la dictadura de Stroessner en la década de los 70, Almada halló los Archivos del Terror. Acompañado de José Agustín Fernández, se trasladó hasta una estación de Policía en ruinas en la ciudad de Lambaré, a donde llegaron gracias a un informante anónimo, y ahí fue donde se encontraron los documentos –el archivo de la Policía de Stroessner–, donde luego aparecieron las fundamentales pruebas del denominado Plan Cóndor.

A Martin Almada le habían concedido el Premio Right Livelihood, también conocido como Premio Nobel Alternativo, y en el 2021 fue condecorado por el Gobierno de Francia con la Orden de la Legión de Honor por su incansable lucha contra la impunidad de los crímenes de las dictaduras militares latinoamericanas.

Queda para siempre su claro ejemplo de valentía y compromiso incansable por la justicia y los derechos humanos; que su memoria sea una inspiración para los paraguayos, para seguir luchando por un país donde los derechos humanos sean respetados.

Más contenido de esta sección
El proyecto estrella del Gobierno, Hambre Cero, aprobado rápidamente y sin consulta ciudadana en el Parlamento, y luego promulgado con llamativa celeridad por el Ejecutivo, ha logrado despertar al estudiantado secundario y universitario. La clase política debe oír los reclamos y cuestionamientos de los jóvenes. Como país no vamos a tener un futuro con desarrollo, sin pobreza y desigualdad si no se invierten recursos en educación, ciencia e investigación. Paraguay necesita a sus jóvenes participando, opinando y cuestionando.
A cada denuncia por falta de medicamentos e insumos, y por los servicios colapsados de los asegurados del Instituto de Previsión Social (IPS), las autoridades parecen tener bien ensayada la usual excusa de las deudas y a continuación señalar la mala gestión de las anteriores administraciones. Urge una mejor administración, no caben dudas, pero al mismo tiempo las autoridades deben mostrar mayor compromiso con las necesidades de los trabajadores que acuden al IPS en busca de alivio para su enfermedad. Es intolerable tanta indiferencia.
Las instituciones de seguridad están rebasadas por la delincuencia, y esta situación se refleja con más preocupación en Canindeyú, donde facciones narcocriminales circulan y se matan sin ningún miramiento. Ante este tipo de hechos, el Gobierno debe tomar acciones urgentes y brindar un mensaje claro del Estado. Se impone que las autoridades muestren señales para aminorar la carga de tensión, temor e inseguridad que soportan los ciudadanos, en especial de esa parte del país, donde se libra una mortal guerra narco.
El proyecto estrella de Santiago Peña, la Ley Hambre Cero, fue aprobado sin discusión ni debate. El Gobierno desoyó las voces que cuestionaban el plan que derogó el Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo (Fonacide) y crea el Fondo Nacional de Alimentación Escolar (Fonae), por el cual el 80% de los recursos serán para almuerzo escolar, dejando sin financiamiento programas para la salud mental, atención integral a pacientes oncológicos y provisión de insumos y equipos para el Ministerio de Salud, entre otros.
La pasada semana, el Senado de la Nación acometió un hecho tan insólito como de dudosa legalidad. La jugada política promovida por el sector colorado cartista, la reversión de la figura del desafuero, podría leerse desde una coyuntura de borrachera de abuso del poder ante la certeza de saberse mayoría, y, por lo tanto, estar dispuestos a imponerla al costo que fuere. Plantea, sin embargo, un serio problema con el Poder Judicial, ya que podría implicar obstrucción de la Justicia, además de que no existen precedentes del hecho.
Durante la semana que acaba de pasar dos eventos importantes se sucedieron con relación al manejo de los recursos hídricos que Paraguay comparte con otros países de la región, especialmente con Argentina. Por un lado, al parecer están avanzando los acuerdos para el pago del peaje en la hidrovía. Por otro lado, Argentina recibió la visita de una autoridad norteamericana con interés en los recursos acuíferos del sur, dados los importantes desafíos que imponen la crisis climática y el rol que cumple este estratégico bien.