13 jun. 2024

La falta de empleo y el aumento de la delincuencia

A pocas semanas para que termine el primer semestre se ven pocas señales sobre la generación de empleos en el país, especialmente en los sectores que habitualmente ocupan importante cantidad de mano de obra. Aunque muchos dirán que la falta de trabajo no tiene una relación directa, en los últimos meses, también se registró un aumento de hechos delincuenciales, como los robos y asaltos.

Como muestra de la situación de inseguridad que se genera a raíz de la falta de empleos dignos, citaré tres hechos puntuales que ocurrieron solo la semana pasada.

En Limpio, en una populosa urbanización, amigos de lo ajeno vaciaron una pequeña lomitería, llevándose todos los equipos y enseres utilizados para ofrecer sus productos a los clientes. Dedicarse a la venta de comestibles se convirtió en los últimos años en una opción rápida para generar ingresos y solventar los gastos básicos de una familia. No se habla siquiera de un emprendimiento empresarial, sino apenas de un rebusque de subsistencia mientras se espera mejores oportunidades laborales.

Y esto hasta parece ilógico. Una persona pone un pequeño negocio porque no tiene un trabajo formal y vienen otros desempleados, hoy delincuentes coyunturales, y le roban sus equipos de trabajo. En consecuencia, la persona robada también se queda sin poder trabajar y se suma al número de desempleados.

Si las autoridades encargadas de generar un ambiente de negocio apropiado para que los empresarios contraten más empleados, se corre el riesgo de que el nivel de desempleados y los delincuentes coyunturales vayan en aumento.

Otro caso muy llamativo se dio en el barrio Villa Jardín, también de la ciudad de Limpio. En pleno día, dos delincuentes ingresan a un pequeño negocio y con arma en mano intimaron a la propietaria a entregar todo el dinero disponible en la caja, producto de las ventas del día. Según el reporte policial, el monto no superaba el millón de guaraníes. Esto refleja que los delincuentes exprés están dispuestos a llevarse cualquiera sea el monto de dinero. Como se diría en términos coloquiales para salvar el día”.

A tal extremo llega la delincuencia y el Gobierno hasta ahora no pasó más que de promesas y discursos. A medida que aumente la falta de fuente de trabajo, se corre el riesgo de que aumenten los robos y asaltos, por lo que urge que las autoridades apliquen ya acciones concretas para generar fuentes de trabajo para todos lo que estén dispuestos a desarrollar una actividad productiva. Al mismo tiempo, las fuerzas de seguridad deben tener una participación más activa para la prevención de hechos punibles y no solo limitarse, con agenda en mano, a tomar registro de hechos consumados.

Días pasados una capilla de Mariano Roque Alonso también fue visitada por ladrones, llevándose todos los objetos de valor y causando perjuicios a las religiosas que viven el alojamiento.

Muchas personas que se dedican al rubro de la construcción prácticamente no tuvieron trabajo durante el pasado mes de mayo por las constantes precipitaciones. El presente mes es más propicio para realizar actividades laborales y se espera que el Estado dé las primeras señales de que ya se está generando fuentes de trabajo.

La disponibilidad de mano de obra en el país es abundante y hace falta políticas de Gobierno que generen fuente de trabajo de manera urgente. La población deseosa de trabajar está cansada de discursos y promesas. Quieren hechos concretos. La ciudadanía ya se impacienta y no puede esperar mucho más, por el hecho de que hay necesidades y gastos por cubrir en el día a día.

A la falta de empleo se sumó en los últimos meses, el encarecimiento de los productos de la canasta familiar, lo que hace aún más complicada la subsistencia de las familias.

Se espera que con el inicio del segundo semestre arranque el verdadero motor de la economía y se perfile un mejor cierre del 2024.

Más contenido de esta sección