24 jul. 2024

IPS necesita buenos inquilinos

El manejo de los bienes del Instituto de Previsión Social (IPS) volvió a ser noticia en las últimas semanas. Esta vez guarda relación con el alquiler de los inmuebles que posee la previsional, en donde se hablan de contratos poco favorables para los intereses del IPS y la gran morosidad en el pago de los montos acordados con los inquilinos.

Se sabe que el IPS cuenta con alrededor de 1.000 inmuebles distribuidos en todo el país. La previsional, en años pasados, se tuvo que adjudicar varios terrenos, edificios, industrias y estancias debido a que concedía préstamos a empresas privadas y estos no pagaron las cuotas ni devolvieron el dinero.

Tal es el caso que la previsional se convirtió en una inmobiliaria, pero como este negocio no es la especialidad del ente, poco o nada pudo aprovechar los valiosos inmuebles que hoy día le pertenecen.

Con el correr de los años y ante la imposibilidad de poder vender los inmuebles, pues estos son considerados reservas de los fondos jubilatorios, la entidad empezó a arrendar los inmuebles y edificios que le fueron adjudicados, pero los contratos no son los más favorables para el IPS y, en consecuencia, tampoco para fortalecer las rentas o ganancias.

Al obtener poca renta por estos inmuebles, se afectan negativamente los fondos de reservas para las jubilaciones. Ocurre que los alquileres cobrados deben depositarse en la citada cuenta, con el fin de aumentar las reservas del IPS para afrontar las futuras jubilaciones.

De ahí la preocupación de que el IPS no esté alquilando estos inmuebles, o que no se le paguen los precios justos del mercado y, en el peor de los casos, que los inquilinos directamente no paguen lo acordado.

Ante esta realidad, la previsional está encarando una campaña para la recuperación de los inmuebles, cuyos inquilinos no están cumpliendo con el contrato de arrendamiento.

En las últimas semanas, procedió a recuperar valiosos inmuebles y a rescindir contratos con los arrendatarios principales.

El IPS está tomando la administración directa de los locales a fin de percibir los montos correspondientes a los alquileres.

La iniciativa es bien vista por los aportantes y jubilados, pues de procederse al cobro de los alquileres, los montos percibidos ayudarán a fortalecer los fondos de reservas.

Otra de las opciones que está manejando el IPS es la venta de los inmuebles ociosos. Para poder realizar estas ventas se necesita de una ley especial que le autorice a la enajenación de los inmuebles y los recursos obtenidos deben depositarse siempre en el fondo de reservas jubilatorias.

Con estas dos acciones, la previsional espera mejorar sus ingresos y obtener una mayor rentabilidad por sus bienes.

La medida es más que necesaria, considerando que actualmente los aportes que realizan los trabajadores ya no cubren el monto que se les paga a los jubilados. Por ese motivo, el IPS tuvo que utilizar una parte de las rentas que se obtienen de los fondos de reservas para completar el pago a los jubilados.

La situación es más que urgente, pues de no tomarse medidas correctivas se corre el riesgo de que los futuros jubilados no puedan percibir sus haberes.

Por otro lado, el IPS también está encarando algunas reformas en lo relacionado con los aportantes, en el sentido de aumentar los años para el cálculo de la jubilación. Actualmente, se toma el promedio de los salarios de los tres últimos años para calcular la jubilación. La propuesta en discusión prevé que se tomen en cuenta los últimos diez años de salarios para determinar la jubilación.

Todas las medidas son urgentes para alargar la vida de la previsional y asegurar una retribución justa a los jubilados que aportaron toda su vida laboral. Ya no hay tiempo para demoras. El IPS necesita disponer de los ingresos para fortalecer sus reservas jubilatorias.

Más contenido de esta sección