Nacionales

Investigación de ataque a Junta Departamental de Caazapá da un giro

La investigación de las autoridades en torno al ataque y toma de rehenes en la Junta Departamental de Caazapá dio un giro, tras develarse que los detenidos por el caso tienen vínculos con uno de los concejales departamentales.

Liz Mariela Domínguez González, de 21 años, y Hugo Arsenio Villar Sotelo, de 33 años, fueron detenidos el pasado jueves como supuestos cómplices del ataque perpetrado en la Junta Departamental de Caazapá.

Ambos, según datos que manejan los investigadores, trabajan para el edil Benjamín Adaro Monzón, de 54 años. La Policía y la Fiscalía realizan las pesquisas sobre lo sucedido.

Domínguez González trabajaba como playera en una estación de servicios, propiedad del concejal departamental, y a su vez, Villar Sotelo es secretario privado y guardaespaldas del edil, quien lo suele acompañar a todas partes, en especial a la Junta de Caazapá.

Adaro Monzón fue juez y postulante en varias ocasiones a la Intendencia del distrito de Yuty. Es conocido por ser uno de los hombres más acaudalados de la zona.

Lea más: Capturan a 2 presuntos cómplices del atentado a la Junta de Caazapá

El mismo había sido denunciado en el 2017 por el empresario Jorge Baeza, por los presuntos hechos de secuestro y tortura. En aquella ocasión, supuestamente, el concejal y sus guardaespaldas lo obligaron a entregar dinero y transferir propiedades y vehículos al grupo que lo mantuvo cautivo.

El 3 de julio del año 2017, tanto Arsenio Villar como Benjamín Adaro fueron detenidos por la Policía y puestos a disposición de la Fiscalía, tras un allanamiento en la vivienda del edil, en la localidad de Yuty.

Nota relacionada: Fiscalía investiga cómo los atacantes ingresaron a Junta de Caazapá

Aparentemente, Adaro sospechaba que Baeza cooperó con el concejal Nelson Javier Vera, su rival político, para el supuesto financiamiento, planificación y ejecución de un atentado a tiros que sufrió, en julio del año 2012.

En ese entonces, un grupo de sicarios realizó una emboscada contra Adaro Monzón y asesinaron a un docente que viajaba como acompañante en la camioneta del concejal. Tras el suceso, el concejal quedó en silla de ruedas.

Ahora, las sospechas sobre el ataque a tiros y toma de rehenes de cinco concejales que ocurrió el jueves último es que se trató de un caso montado para incriminar, presuntamente, a Jorge Baeza.

Esa hipótesis se da tras el hallazgo de un aparato celular que aparentemente es de la detenida Liz Mariela Domínguez González. El teléfono pudo haber sido olvidado a propósito por los delincuentes en el sanitario de la corporación legislativa departamental, como para ser encontrado y peritado.

En ese celular se encontró un mensaje de texto que, supuestamente, decía: "Ya estamos adentro. Pasaremos a cobrar el sábado", presuntamente enviado al número de Baeza.

Puede interesarte: Se desconoce móvil del ataque en la Junta Departamental de Caazapá

En principio, se pensó que los objetivos de los atacantes eran o el concejal Benjamín Adaro Monzón (ANR) o el gobernador de Caazapá, Pedro Díaz Verón (ANR), hermano del ex fiscal general.

Los delincuentes balearon dos camionetas, una de ellas idéntica a la que utiliza el ex jefe comunal de la localidad de Yuty, actual concejal departamental, Nelson Javier Vera (PLRA), de 55 años, por lo que también se presumía que era el otro posible objetivo.

Sin embargo, ninguno se encontraba durante el ataque a la Junta Departamental, por lo que surgieron más de cuatro hipótesis que generaron una confusión total.

Benjamín Adaro Monzón emitió este sábado un comunicado en el cual manifestó que se puso a disposición del Ministerio Público y que estaba con la conciencia tranquila.

Por su parte, Nelson Vera, el día del ataque, señaló que no hay una enemistad con Adaro y que no creía que el pasado tuviera que ver con lo sucedido, ya que ambos fueron contrincantes en las elecciones municipales del 2015.

Dejá tu comentario