28 feb. 2024

Instituto denunciado alega similitud de nombre con otro

Tras la denuncia de supuesta estafa a estudiantes brasileños que realizan posgrados en la Universidad Columbia del Paraguay, el Instituto IDEIA de Educación y Desarrollo Internacional aclaró que no es la institución responsable de los hechos denunciados por los alumnos.

Estudiante.JPG

Foto: Gentileza.

Tras la denuncia de estudiantes brasileños sobre supuestos casos de estafa en programas de estudio en nuestro país, el Instituto IDEIA (Idea) de Educación y Desarrollo Internacional aclaró que no es la institución responsable de los hechos denunciados por los alumnos. El programa que habían desarrollado los alumnos denunciantes, se concretó gracias a un convenio con el Instituto Ideia de Brasil.

Estudiantes que iniciaron sus estudios entre 2015 y 2016, tanto de Maestría en Ciencias de la Educación como de Doctorado, denunciaron que rindieron las materias y hasta defendieron sus respectivas tesis. Pero siguen esperando sus constancias y antecedentes académicos para la “reválida” o convalidación en Brasil.

Camila Elena, directora del instituto con sede en Río de Janeiro indicó que los hechos denunciados fueron causados por el Instituto de Desarrollo Educativo Iberoamericano, cuyo nombre de fantasía es también IDEIA, portadora del Registro Nacional de Personas Jurídicas (CNPJ por su siglas en portugués) CNPJ n. 04.659.794/0001-50. Esta similitud, generó la confusión, señala.

En cambio, el Instituto IDEIA de Educación y Desarrollo Internacional, que deslinda responsabilidad, está debidamente registrado en el CNPJ bajo el N° 32.377.640/0001-01, según detalló Elena.

Por su parte, la Universidad Columbia del Paraguay, afectada por la referida denuncia, aseguró que ya entregaron todos los documentos solicitados por estudiantes brasileños correspondientes a años anteriores, y solo uno, cuya defensa fue realizada en el presente año, se encuentra en proceso de entrega.

Asimismo, el citado Instituto IDEIA, teniendo en cuenta las publicaciones que generaron confusión entre sus alumnos, hizo lo mismo.

Sin relación alguna

Camila Elena reiteró que ambas instituciones no tienen nada que ver una con la otra y que las confusiones vienen registrándose hace tiempo. Añadió que los problemas fueron generados a las estudiantes Iracema Ferreira y Letícia Priscila, y ambas no tienen con este Instituto IDEIA ningún tipo de relación contractual o financiero.

También destacó que el propio Instituto de Desarrollo Educativo Iberoamericano envió el 13 de octubre del 2021 una nota a toda la comunidad educativa aclarando que ambos institutos son entidades distintas, pero con nombres similares.

Elena confirmó, igualmente, que IDEIA y la Universidad Columbia del Paraguay tienen un contrato desde inicios del 2020, contando con toda la documentación legal al respecto.

Por su parte, la Universidad Columbia aclaró que todos sus programas de grado y posgrado se hallan debidamente habilitados por el Cones, así como varios acreditados o en proceso de acreditación por la Aneaes.

Tampoco la casa de estudios cuenta con problema o dificultad de tipo académico o administrativo/financiero y que toda información referida a estudiantes y egresados se encuentran disponibles para consulta.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.