16 abr. 2024

Gobierno insensible ante suplicio que supone el transporte público

Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.

Los testimonios, quejas, lamentos y reclamos de los usuarios del transporte público no logran hacer mella en la conciencia de nuestras autoridades nacionales. Las críticas encuentran amplio espacio en los medios de comunicación, y las redes sociales son un espacio frecuente en el que los usuarios comparten penurias y denuncias. No se trata solamente del mal estado de las unidades, que sin duda es un factor importante, dado que una de las quejas más frecuentes está relacionada con servicios que, en realidad, no están siendo suministrados. Por eso, hay reclamos ante las unidades llamadas diferenciales, que cobran el precio del pasaje más caro, pero que a menudo son en realidad hornos ambulantes donde los pasajeros padecen calor extremo y hacinamiento.

Además de la calidad de los servicios, se debe mencionar una de las acciones que más perjudican a la población. Se trata de las reguladas, aplicadas en forma sistemática, y ante las cuales las autoridades del Ministerio de Obras Públicas, como ente responsable, no ofrecen soluciones.

Los testimonios describen el padecimiento: “Imposible es viajar, no sabés cómo sufrimos. Necesitamos buses que nos lleven directo a IPS”; “Estoy esperando hace como media hora (el colectivo) y ya pasaron cuatro y no nos alza. Yo ya no voy a llegar a hora a mi trabajo y estoy pidiendo Bolt. Yo tengo que venir en dos colectivos y esto es imposible. Viajás como sardina en el colectivo”. Estas reguladas impactan particularmente en los trabajadores y estudiantes, pues se aplican en los horarios pico, para la entrada a los puestos laborales o estudio, y nuevamente afectan el regreso a los hogares.

El empresario Alejandro Zuccolillo, propietario de la Línea 12 Magno SA, prácticamente el único que conversa con los medios de comunicación, afirma que varias empresas se vieron perjudicadas desde la pandemia, y que sería uno de los motivos que inciden en la frecuencia de las unidades del sistema. Aporta datos, como que la mitad de la flota operativa de buses de Asunción y el área metropolitana todavía sigue circulando con unidades de más de 15 años, sin renovación de su parque automotor, y apunta como propuesta para optimizar el sistema, la integración entre varias empresas para recuperar la credibilidad del usuario.

El servicio del transporte público es, lamentablemente, un tema relegado o ninguneado por las autoridades del Estado. Se hace evidente que las autoridades de gobierno carecen de interés y planes para hacer posible que la ciudadanía acceda a un buen servicio. Además, se nota un desconocimiento de las tendencias a nivel de Latinoamérica en cuanto al sistema de movilidad urbana; prueba de ello son las ocasionales promesas de reemplazar las unidades del transporte público por buses eléctricos. Esto equivaldría a llenar nuestras calles y avenidas de buses eléctricos que circularían en medio del mismo caos que padecemos actualmente. Es evidente que esa no es la solución.

Necesitamos que el Gobierno designe a profesionales, expertos y conocedores del tema, si queremos ingresar al siglo XXI. La única alternativa será reemplazar el uso de los vehículos particulares por buses del transporte público, cómodos, seguros y que cubran todos los itinerarios necesarios, dando con esto opciones a la población. Este es el modelo aplicado en prácticamente todo el mundo, un eficiente transporte masivo con el que además se contamina menos y se alivia el tráfico. Muchas ciudades adoptan el sistema denominado BTR, el sistema de autobús de tránsito rápido, combinándolo con el metro, tranvías, sistema de trenes de cercanía y largas distancias y bicisendas. Para que esto sea posible se deben dejar de lado intereses políticos y económicos mezquinos y, sobre todo, se debe pensar en la calidad de vida de la población.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Cada día se suceden los hechos delictivos que impactan en la ciudadanía, hasta el punto de que estos eventos prácticamente están normalizados. La violencia urbana afecta a las personas en las paradas del transporte público, en las calles y en los espacios públicos, mientras las autoridades del país continúan sin ofrecer respuestas, salvo alguna estadística surrealista. La inseguridad se suma de esta manera a la lista de deudas del Estado paraguayo, que tampoco ofrece a la población educación de calidad, salud pública, empleo digno ni servicios eficientes.