18 jun. 2024

Es necesario el uso de cámaras corporales por parte de la Policía

Un incidente ocurrido en el Hospital de Barrio Obrero puso en el eje del debate la necesidad de implementar el uso de cámaras corporales por la Policía Nacional. Y, aunque el ministro del Interior, Enrique Riera, confirma que está planificada la adquisición y el uso de cámaras filmadoras en el personal policial, se debe insistir en la necesidad de asegurar la implementación. Las autoridades deben entender que la opción de grabar los operativos que realizan cotidianamente los efectivos va a colaborar a transparentar la labor.

Las imágenes de un video se hicieron virales cuando un oficial de la policía registró un desafortunado suceso en el Hospital de Barrio Obrero. El uniformado había acudido con un compañero en una patrullera hasta una vivienda donde una vecina había sufrido una fractura en el tobillo; a pedido de los familiares y porque no se contaba con otro medio de transporte, la señora fue tras-ladada al hospital más cercano, en la carrocería de la patrullera, sobre un colchón y protegida con frazadas. Al llegar, el personal del hospital no quiso admitir a la mujer, pese a la insistencia del policía. En medio de la discusión llegó un hombre herido con un disparo en la cabeza y tampoco fue atendido. Una enfermera del centro asistencial salió a ver lo que ocurría y también se negó a recibir a los dos heridos graves. La mujer con la fractura y el segundo paciente, al final, fueron trasladados en la patrullera hasta el Hospital de Trauma.

El director del hospital de Barrio Obrero señaló que no se está contando toda la verdad acerca de lo sucedido y afirmó que las imágenes difundidas por el uniformado fueron editadas y no muestran la verdad completa, sosteniendo que los pacientes sí recibieron los primeros auxilios, pero que se negaron a esperar la llegada de los especialistas.

Poniendo a un lado una realidad, lamentablemente demasiado bien conocida por la población, que habla de la crisis permanente de nuestro sistema de salud público, se debe valorar que los hechos hayan podido quedar registrados por la cámara corporal que portaba el agente. Si bien el uso está planificado, según lo confirmó el ministro del Interior, se debe insistir en su importancia.

La utilización de las cámaras corporales no está reglamentada aún, pero su implementación es importante para hacer más transparente la labor de los agentes policiales. Precisamente, por esta razón las autoridades del Gobierno deben asegurar los recursos para la inversión en estos artefactos; de acuerdo con la información disponible, solo se aguarda el desembolso de la Itaipú Binacional, unos 92 millones de dólares. Estos recursos deben ser destinados para el equipamiento de la Policía Nacional, la implementación de las cámaras y otros equipos tecnológicos.

La posibilidad de grabar los procedimientos y operativos, sin duda, podrá significar además una garantía para la ciudadanía en cuanto a evitar errores o abusos por parte de la autoridad policial. Como bien lo había expresado el ministro Riera: “Está prevista la compra (de las cámaras) para el uso de los policías que están en la primera línea y del Grupo Lince para grabar sus actuaciones como garantía de los ciudadanos respecto a los derechos humanos”.

Según nuestra Constitución Nacional, la Policía Nacional es la institución encargada de la seguridad interna; tiene como misión, preservar el orden público, así como los derechos y la seguridad de las personas y entidades y de sus bienes. Debe ocuparse de la prevención de los delitos; ejecutar los mandatos de la autoridad competente y, bajo dirección judicial, investigar los delitos. Durante nuestra transición democrática hubo cambios, aunque no los suficientes para superar las prácticas comunes durante la larga dictadura de Stroessner, oscuro periodo en el que la policía actuaba arbitrariamente violando los derechos humanos. Los cambios no fueron; sin embargo bastante, ya que en las últimas décadas hemos padecido terribles casos de abusos y del denominado gatillo fácil.

Los casos de abuso nos hacen reflexionar sobre la calidad de la formación de los policías y también sobre las formas para el control que tienen las instituciones sobre las personas que deben velar por la seguridad de la población. Las cámaras corporales son necesarias y serían una garantía para la gente y también para los agentes de policía.

Más contenido de esta sección
El transporte público es un servicio esencial para la productividad, la calidad de vida y el ambiente. A pesar de ello, no existe una política pública; solo hay intervenciones aisladas, parciales, coyunturales y reactivas, sin evaluaciones y algunas sin resultados, pero con alto costo económico, como es el caso del fallido Metrobús o el subsidio a transportistas. En este escenario, pierden el sector público y la ciudadanía, mientras que el único ganador pareciera ser que es el sector privado. Esta situación continuará hasta que haya una política pública integral que dé señales claras sobre objetivos, metas y costos en el corto, mediano y largo plazo.
Un reciente informe puso a Paraguay entre los países de mayor inflación de alimentos en el mundo, detrás de países como Sudán del Sur, Liberia y Haití que enfrentan conflictos internos desde décadas atrás con fuerte impacto social y económico o Egipto ubicado en una de las regiones más áridas y calurosas del mundo. Es vergonzoso e imperdonable que hayamos terminado en esta situación debido a la falta de oferta de alimentos y la consiguiente, necesidad de importar.
Ya no caben dudas de que la Justicia paraguaya ha contraído una enorme deuda con la ciudadanía, pues no ha sido capaz de cortar de raíz la plaga de la impunidad. Ayer, el Tribunal de Apelación Penal anuló la acusación fiscal sobre el caso conocido como “tapabocas de oro” en la Dinac, un hecho que se produjo durante la pandemia del Covid-19, y dispuso el sobreseimiento de todos los procesados. Uno de ellos, Édgar Melgarejo, ex titular de la Dinac, había sido declarado significativamente corrupto por el Gobierno de los Estados Unidos en 2023.