País

En IPS reina el desorden en varias áreas al estar sin guardias privados

La fallida licitación para contratar personal de seguridad obligó al ente a llevar adelante un plan de contingencia con la Policía. Sin embargo, resulta insuficiente para cubrir todos los sectores.

Casa tomada. Fila de sillones en los estrechos pasillos y bolsones en el piso. Automóviles estacionados cual rompecabezas forzado. Pase libre a las salas. Incertidumbre al dejar los vehículos.

Este es el panorama que presenta actualmente para los usuarios el Instituto de Previsión Social (IPS), luego de la fallida licitación, por G. 140.000 millones, para el servicio de seguridad a cargo de la empresa Security Service Technology SA (SST).

RECORRIDO. Un equipo de ÚH recorrió en la mañana de ayer varios sectores de la sede central de IPS. Durante la visita, se pudo comprobar que actualmente no existe personal alguno para el acceso a varios lugares.

Cuando los guardias privados estaban a cargo de la seguridad, exigían a los ingresantes al sector sus datos e informar a quién iban a visitar. Los escritorios y estantes que utilizaban quedaron como testigos del servicio. Ahora son utilizados por los parientes de los pacientes.

El segundo piso es el lugar donde más queda en evidencia el libre albedrío. En esta área, donde asisten a las embarazadas, se generan los partos y quedan internadas las que dieron a luz.

En este sector, las sillas de los visitantes ocupan una parte importante del pasillo. Incluso ubicándose en la entrada principal del sector.

En uno de los pasillos laterales de la planta baja también se observa la hilera de sillas plegables. Estas son llevadas por los familiares de pacientes.

El área de Urgencias también se ha convertido en una zona de libre acceso. ÚH comprobó que cualquier persona puede entrar y salir de este sector sin impedimento. A ello se suma la época donde gran cantidad de pacientes llegan para ser atendidos.

Durante el recorrido realizado a través de los ocho pisos del edificio de la previsional, no encontramos, al menos con un uniforme que lo identifique, a un efectivo policial.

Fuera del edificio, este diario contabilizó la presencia de 11 agentes del orden público. Referentes del IPS y el comandante de la Policía Nacional habían señalado que alrededor de 60 uniformados harían en la sede central turnos divididos de 12 horas, y 240 en todo el país se encargarían de la custodia del ente.

En el estacionamiento también existe preocupación. Aunque algunos cuestionaban el trato dentro del edificio de los guardias anteriores, el temor actual es por el escaso control para garantizar la seguridad de los vehículos.

El orden depende de cada uno también, no solo de los guardias. Todos debemos colaborar en esta situación. Félix Durañona, usuario.

Vine a retirar unos resultados y no siento seguridad para dejar mi moto ahora que no hay guardias. Elsa Salinas, usuaria.

Desmienten negociado con banco
El IPS emitió un comunicado aclaratorio con respecto a la denuncia sobre el supuesto daño patrimonial. El hecho habría ocurrido durante la gestión de Benigno López como presidente de la previsional e involucra a un banco de plaza.
Según explican, el contrato con la entidad bancaria, al contrario de lo denunciado, les añade valor a los recursos y a las operaciones financieras realizadas entre ambos. Explicaron que los recursos monetarios depositados a la vista son remunerados. Además se evitan gastos para todo el proceso de pago de 13.000 jubilados. A ello se suma la mitigación del riesgo operacional y se brinda un servicio confortable a los beneficiados directos, es decir, los jubilados.
El comunicado explica además que dicha decisión se tomó en base a los riesgos de contar con grandes cantidades de dinero en las sedes de la previsional.



Dejá tu comentario