Nacionales

Embarazada recibirá atención tras medida cautelar del Juzgado de la Niñez

El Juzgado de 1ª Instancia de la Niñez y Adolescencia de Alto Paraná resolvió una medida cautelar de protección para que una embarazada reciba atención médica, ante una infección bacteriana muy grave conocida popularmente como isípula.

La jueza de la Niñez y Adolescencia de Alto Paraná y Canindeyú, Delsy Cardozo Ramos, resolvió la medida cautelar de protección solicitada por la defensora pública de turno, Blanca Molinas, en beneficio del niño por nacer.

De esta manera, la magistrada autoriza al plantel médico del Hospital Regional de Ciudad del Este, a fin de tomar las medidas médicas, tratamientos o internación de Rommy Elizabeth Ortiz Parra, de 22 años, quien se encuentra en gestación, hasta que la vida del niño no corra peligro.

Se intima a la mujer a someterse al tratamiento médico necesario para salvaguardar la vida de su hijo en gestación, bajo apercibimiento de ley, en caso de persistir su renuencia al tratamiento médico, se autoriza el uso de la fuerza pública, informó el periodista de Última Hora, Wilson Ferreira.

Lee más: Embarazada se niega a recibir medicación contra grave infección

Ortiz Parra ya fue derivada por la Policía Nacional hasta el Hospital Regional de Ciudad del Este, en la mañana de este sábado.

La mujer quien está embarazada de 20 semanas, tiene una infección en la pierna izquierda, llamada erisipela y conocida tradicionalmente como isípula, por lo que necesita tratamiento con antibióticos endovenoso de amplio espectro y corre el riesgo de amputación en caso de suspender la medicación.

Conforme al informe médico, la embarazada se niega a someterse al tratamiento y esto pondría en peligro su vida y la del bebé.

Lo sucedido fue comunicado este viernes a la fiscala Estela Mary González, quien, a su vez, solicitó el apoyo de la Defensoría Pública, para la solicitud de una medida de urgencia.

Según la manifestación de la fiscala, el esposo de la mujer sostuvo que la infección puede ser sanada frotando un sapo por la parte afectada, lo cual es una creencia popular.

La pareja tiene además tres hijos que corren riesgo de ser contagiados.

Dejá tu comentario