24 feb. 2024

El show lo paga el canciller

Entre las personas que pagan los costos de la campaña electoral del cartismo, cinco meses después de las elecciones, recibiendo la tarea más difícil y quedando en mayor exposición, es sin duda el canciller Rubén Ramírez. Una persona seria, con una carrera profesional, sin cuestionamientos, pero que ahora debe sacar cordura de lo más ridículo.

El oficialismo lo manda al frente para solucionar un problema enorme que ellos mismos crearon, manipulando a la gente con fantasmas que no existen, poniendo en riesgo recursos para la educación y sacrificando una muy buena relación internacional.

El sector de Honor Colorado generó un conflicto innecesario al rechazar con engaños el convenio con la Unión Europea para la financiación de la transformación educativa, un proyecto que fue aprobado y halagado por ellos mismos en su momento. Inventaron la posibilidad de una derogación que era imposible, porque una ley no puede suprimir un tratado internacional, y, luego de agotar instancias, retrocedieron y anunciaron una adenda.

Pero esto tampoco era posible. El ministro de Educación, Luis Ramírez, declaró que jamás se trabajó en una adenda, sí en cartas reversales, justo dos días después de que el canciller presentara ante el Senado el documento, intentando cubrir la tragicomedia.

El ministro de Relaciones Exteriores sostuvo que el objetivo era preservar los “valores nacionales”, pero evitó comunicar sobre cuáles eran los elementos que transgredían esos valores y tampoco hizo público el contenido de la nota reversal.

La Unión Europea decidió fingir demencia y adaptarse para no acrecentar la crisis. Ya hicieron todo lo diplomático que pudieron, al negar los señalamientos políticos al convenio sobre los tabúes de género. Ahora de forma pacífica se unen a la farsa para concluir de una vez por todas este show que ya costó demasiado caro. Aceptaron los requerimientos de Paraguay y el documento final fue entregado al Senado de manos del canciller.

De ahí surgió otra crisis. Nadie conoce el documento. Los cambios al convenio fueron presentados solo a senadores cartistas.

“No es una adenda. Hasta ahora no tenemos el material. Vi que estuvo el canciller, pero no conocemos institucionalmente, no llegó al Senado. Es urgente que se ocupen del tema”, fue lo expresado por Lilian Samaniego, senadora de la disidencia colorada.

Para Lilian, la urgencia de una solución tiene que ver con que supuestamente los fondos de la Unión Europea para la educación están parados hace nueve meses, afectando la alimentación escolar y los kits escolares. “Lamento tener que decir que se ha hecho campaña con este tema, mal informando a la gente, y se hizo campaña con la educación mientras se caen aulas por tormentas. Este tema está paralizado hace nueve meses”, advirtió.

Así como la senadora, muchas voces de toda la sociedad intentaron alertar sobre la mentira, pero la mitad del país fue víctima crédula de la manipulación. “Todo es show, un show mediático que afectó a la educación”, concluyó Lilian.

Los hechos ya no pueden borrarse. Pero es momento de parar. Basta de manipular, negar derechos y violentar a los sectores más vulnerables. Hay que cuidar el futuro.

Más contenido de esta sección
Liberales a los puños y tirando sillas en una reunión de Directorio. Una escena decadente convertida en cliché del PLRA actual. Dicen que es un partido sin vocación de poder. La expresión no tiene sustento científico, pero sus dirigentes actuales se empeñan en convertirla en una profecía autocumplida.