Nacionales

Denuncian desvío millonario de recursos destinados a productores

Un grupo de pequeños productores de la colonia Araújo Cué, distrito de Curuguaty, Departamento de Canindeyú, presentó una denuncia sobre presuntas irregularidades en el marco de un convenio firmado con el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). Reclaman que no recibieron la asistencia correspondiente.

Los productores de la colonia Araujo Cué denuncian un supuesto desvío millonario de recursos que formaban parte de un acuerdo que firmó el MAG con la Agencia de Naciones Unidas para Proyectos y Servicios (Unops), la Secretaría Técnica de Planificación (STP) y la Itaipú Binacional.

El proyecto de modernización y tecnificación con enfoque de agricultura de conservación se inició en el año 2014 y fue dirigido a 91 familias campesinas de la colonia Santa Rosamí, también conocida como Araújo Cué, distante a 25 kilómetros de Curuguaty.

La Unops, ganadora de la licitación, debió sembrar cultivos tradicionales en una extensión de dos hectáreas a cada beneficiario, así como también realizar todos los trabajos concernientes a la preparación de suelo para dicho menester.

Sin embargo, según uno de los beneficiarios, Julián Vera, la agencia no cumplió en absoluto con el compromiso asumido. “La Unops no tiene responsabilidad, no hace reunión con los productores, maneja a su antojo y nunca nos visita”, acusó.

“Se desembolsa supuestamente dinero millonario a nuestro nombre y se desvía; seguro el presidente de la República cree que en Araújo Cué se producen de 700.000 a 800.000 kilos de maíz con apoyo del Gobierno. Sobre papeles sí, pero ni un cuarto se produce. Se mal informa al MAG y a la Itaipú”, manifestó Vera.

denuncia mag1.jpg
Uno de los productores denunció que las semillas son de  mala calidad porque no prendieron.
Uno de los productores denunció que las semillas son de mala calidad porque no prendieron.

A renglón seguido, aseguró que los beneficiarios no firman las planillas, por lo que hay sospecha de falsificación de sus rúbricas para la justificación de los trabajos.

Finalmente, el denunciante exige la inmediata intervención del proyecto a través de una auditoría, a fin de constatar la mala calidad de la semilla, la falta de cumplimiento de los compromisos como la provisión de abonos, entre otros términos pactados.

Semillas no prendieron

Otro productor, identificado como Édgar Colina, mostró la siembra de maíz en una parcela de su propiedad que se plantó aproximadamente hace 22 días.

Dijo que se debió sembrar más temprano, entre los meses de agosto y noviembre del año pasado, ya que las semillas no prendieron.

Postura de la entidad encargada

Por otra parte, Felipe Bogado, titular de una organización de productores que está a cargo de los trabajos delegados por la Unops en dicha colonia, refirió que tiene un registro de firmas de los 91 productores que están de acuerdo con la siembra de maíz y añadió que se están realizando los trabajos –a punto de concluir– en las 90 hectáreas.

Aclaró que recién ingresó al proyecto y que se recortó la cantidad de hectáreas de siembra a razón de que la Itaipú desembolsó menos cantidad de recursos; como resultado, solo se puede sembrar en una extensión de una hectárea por familia.

En cuanto al retraso para la siembra, Bogado explicó que se debe a la burocracia, que es muy común en la ejecución de cualquier proyecto en el país.

El responsable aclaró que la Unops es la ganadora de la licitación, pero que delegó los trabajos a un empresario, y este último dejó bajo su responsabilidad las maquinarias que se utilizan, de manera a establecer un ingreso económico a la comunidad.

Dejá tu comentario