Nacionales

Defensa de los rugbiers sospechosos de la muerte de Fernando pide prisión domiciliaria

Hugo Tomei, abogado defensor del grupo de rugbiers implicados en la muerte de Fernando Báez Sosa, pidió este jueves al juez encargado de la causa la prisión domiciliaria para los acusados, debido a que se sienten atemorizados por la presión mediática.

El argumento de la defensa de los rugbiers es que se sentían presionados por los medios y que a raíz de esto se encuentran “atemorizados en la cárcel” y que la única forma de defenderse era estando en sus casas, explicó el abogado Fabián Améndola, representante de la familia de Fernando Báez Sosa.

Lea también: Rugbistas sospechosos de crimen de Fernando golpearon a otro hace un año

De la audiencia participaron también el abogado Hugo Tomei, defensor de los dos jóvenes hoy liberados, y la fiscala Verónica Zamboni, además de los sospechosos en el caso. El juez de Garantías, David Mancinelli, que entiende la causa, debe dictaminar qué hacer con los ocho jóvenes detenidos luego de este pedido, informaron medios argentinos.

Al mismo tiempo, la Fiscalía ratificó el pedido de prisión preventiva para los rugbistas y mantuvo la calificación legal de “Homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas".

Podría interesarle: Video capta momento de festejo tras golpiza a Fernando Báez

Además, la defensa de la familia de Fernando planteó la necesidad de incorporar las figuras de “alevosía y homicidio por placer”, al tiempo de solicitar que los dos rugbiers liberados -Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino- que aún se hallan vinculados al caso, vuelvan a prisión. Ello, según Améndola, porque Milanesi y Guarino tienen el mismo grado de participación.

Habría uno más

De acuerdo con filmaciones difundidas por medios argentinos, habría un onceavo sospechoso en el crimen de Fernando Báez Sosa, al que mencionan en el grupo de WhatsApp de los rugbiers como Pipo.

Lea más: Autopsia revela detalles de graves golpes que sufrió Fernando Báez

En uno de los videos se ve al muchacho, cuya identidad aún se desconoce, en compañía de Máximo Thomsen y Lucas Pertossi esperando para desayunar, luego del crimen. En otras filmaciones es visto caminando por la calles de Villa Gesell con los hoy detenidos.

El asesinato de Fernando se produjo el pasado 18 de enero y causó gran conmoción en toda Argentina. En Paraguay, sus familiares exigen justicia.

Dejá tu comentario