Accidente aéreo: Mielatón a beneficio de José Zaván

El único sobreviviente del accidente aéreo ocurrido en Luque se recupera favorablemente y un grupo de apicultores venden miel para solventar sus gastos.

Blanca Vaccari, madre del joven José Daniel Zaván, de 19 años, único sobreviviente del accidente aéreoocurrido el 9 de febrero pasado, en la Fuerza Aérea Paraguaya (FAP), en la ciudad del Luque, en el Departamento Central, manifestó que su hijo está "bastante bien" y se está recuperando favorablemente con todo el cariño de sus seres queridos.

En una entrevista realiza este domingo con el programa La Lupa, emitido por Telefuturo, comentó que se unieron algunos apicultores de todo el país, aportando su producción de miel para beneficio de su hijo y que la actividad fue denominada Mielatón.

Este sábado se comercializó la miel, para poder solventar algunos gastos de su tratamiento, porque será un proceso largo. Las personas que desean colaborar con José Zaván pueden adquirir el producto a través del número (0981) 452-231.

Lea más: Sobreviviente de accidente aéreo será dado de alta este viernes

Agradeció a todas las personas que de alguna manera colaboraron para este evento y muchas otras actividades que se realizan a beneficio de su recuperación.

Dijo que José observa el televisor, manipula su celular, lee, conversa, realiza su fisioterapia y se alimenta. Se encuentra en proceso de movilizarse, porque estuvo más de 65 días acostado, es un paciente convaleciente que se está alimentando para tomar fuerzas. Manifestó que pese a tener mucha fuerza mental, aún le falta fuerza física porque perdió mucha masa muscular.

En varias ocasiones tienen que ir al hospital para realizar su tratamiento y en otras veces los médicos acuden hasta su domicilio. Profesionales de la Fuerza Aérea Paraguaya (FAP) le ayudan.

Nota relacionada: Papa Francisco en oración por la salud del joven José Zaván

Mencionó que aún no quieren forzarlo, pero está en el proceso de pararse y sentarse. Afirmó que hasta hoy en día no conversaron del momento del accidente aéreo, sin embargo, conversó con él para poder ubicarse en tiempo y espacio.

Como un estímulo en su proceso de recuperación, el joven recibe la visita de sus amigos, compañeros, familiares y conocidos, cumpliendo con los protocolos sanitarios, a causa de la pandemia del Covid-19.

Embed

"Desde el momento que mi hijo está con vida ya es un milagro, sin dejar de recordar a toda la tripulación de la Fuerza Aérea que también estaba en ese momento, en ese avión, que perdieron la vida y por la gracia de Dios y Chiquitunga mi hijo está con vida. Hoy día salimos del hospital gracias a profesionales del Hospital de Trauma, ya sean enfermeros, médicos, y todos los que de alguna forma estuvieron tratándole a mi hijo para su recuperación hoy estamos en la casa de un familiar recuperándonos y siguiendo las recomendaciones estrictas", expresó.

Le puede interesar: Nuevas imágenes sobre el momento más difícil tras caída de avioneta

La mujer recordó que desde el momento en que se enteró de la caída de la avioneta, lo único que hizo fue encomendarse a Dios, a la Virgen María y a Chuiquitunga para que le dieran la fortaleza de estar bien espiritualmente para "soportar todas las emociones" que le esperaban.

"Desde el primer momento quise encontrar a mi hijo vivo y lo encontré en terapia respirando, eso fue una alegría inmensa para mí, desde el primer momento el corazón de mamá me decía que mi hijo estaba vivo", agregó.

Manifestó también que su hijo le pidió que siga rezando fervorosamente para su recuperación. Dijo que José no es un paciente deprimido, no está agresivo, no está aislado, al contrario, se relaciona con su familia.

Lea más: Angustioso viaje de 14 horas para estar junto a su hijo sobreviviente de accidente aéreo

"Dios nos ama mucho, yo le amo muchísimo a él, gracias por ser el hijo que es", concluyó.

El accidente aéreo

El accidente aéreo se produjo a las 14.35 del martes 9 de febrero pasado cuando la avioneta Cessna 402, con matrícula 0221, fabricada en 1989, con dos motores y dos hélices nuevas, se precipitó a tierra en el estacionamiento de la Fuerza Aérea en la ciudad de Luque, en el Departamento Central.

En el trágico accidente perdieron la vida el coronel diplomado Comando de Estado Mayor Aníbal Antonio Pérez Trigo, junto con el teniente 1° piloto militar Willian Martín Orué Román.

Además del diplomado de Estado Mayor Alfredo Darío Céspedes, el teniente 1° de Aviación Marcos Samuel Romero, el teniente de Aviación Manuel Guzmán Sotelo Riveros, el suboficial mayor de Aviación Pedro Nelson López Morales y el funcionario público Críspulo Almada.

Dejá tu comentario