Nacionales

A sus 84 años, no se cansa de vestir a la Virgen de Caacupé

La congregación de Cristo Rey es la encargada de vestir a todas las imágenes de la Virgen de Caacupé, desde hace más de 74 años, y la responsabilidad recae sobre la hermana Anacleta, de 84 años, quien fue distinguida por su labor a principios de este año.

La hermana Anacleta Isasi heredó la responsabilidad de vestir a la Virgen de Caacupé, también conocida como Virgencita Azul o de Los Milagros, en el año 2003, luego del fallecimiento de Victoria Añazco, quien se encargaba anteriormente de la labor.

Lea más: La misión de vestir a la Virgencita Azul

Este año, como cada 8 de diciembre, la religiosa se prepara para vestir en su día a la Virgen de Caacupé, que utiliza un vestido de ao po’i y una capa azul, con lirios bordados y lentejuelas, entre otros accesorios.

La devota dijo que es un honor para ella poder seguir vistiendo a la Virgencita Azul, de entre todas las personas que podrían hacerlo, y que lo hará hasta que Dios diga basta.

anacleta foto.PNG
<p>El último manto azul de la virgen, con lirios bordados en cuerina. Foto: José Molinas ÚH. </p>

El último manto azul de la virgen, con lirios bordados en cuerina. Foto: José Molinas ÚH.

Asimismo, mencionó que la hermana Margarita se encarga de la peluca y que el vestido aún se está confeccionando en Asunción.

En ese sentido, contó que lleva 60 años de vida religiosa y que se le confió la responsabilidad de vestir a las cuatro presentaciones de la Virgen de Caacupé, con todo lo que eso conlleva, ya que también se debe ornamentar, moldear y ajustar la ropa para que no ondee o se desarregle durante la peregrinación.

Las cuatro imágenes marianas son las del Tupãsy Ykua, la del oratorio de la Basílica, la de la Virgen Peregrina y la imagen auténtica.

Entre tanto, explicó que también se encarga del lavado y planchado de las ropas y ornamentos que se utilizan en la Basílica menor de Caacupé.

Lea más: La monja que viste a la Virgen de Caacupé

La religiosa fue distinguida a principios de este año, en el marco de los 75 años de la fundación de la Congregación Hermanas Misioneras Catequistas de Cristo Rey, ubicada a escasas cuadras de la basílica menor de Caacupé, con un pergamino de gratitud por su labor y dedicación vistiendo a la Virgen de los Milagros y también ayudando a la hermandad.

En la congregación también funciona un colegio y una capilla, además de ser el hogar de las hermanas, quienes dedican su vida a Dios.

Dejá tu comentario