3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
lunes 31 de octubre de 2016, 01:00

¿Qué es imposible en el Paraguay?

Cuando denuncio a los que gobiernan por no hacer lo que debieran, muchas veces me dicen que son cosas difíciles, imposible de realizarlas.

Dicen que erradicar la corrupción es imposible. Sin embargo, existe por el mal uso del dinero público, la prepotencia de los tres poderes que se compran y venden al mejor postor.

Dicen que la desigualdad es inevitable. Pero 250 familias o empresas ocupan las mejores tierras. Viven mejor que en los Estados Unidos, porque gozan de todas las comodidades de allí, y aquí casi no pagan impuestos. Y en frente de ellos, más de tres millones de paraguayos y paraguayas empobrecidos o en la pobreza sueñan y luchan por un Paraguay mejor.

Dicen que la reforma agraria integral no se puede hacer. Aceptamos que sean pocos los que tienen los grandes latifundios, sintiéndose dueños del Paraguay. Cercanos a ellos existen trescientos mil campesinos sin tierras.

Dicen que ni pensar en una salud preventiva, eficaz y con los medicamentos necesarios. Porque no hay presupuesto. Se teme romper el favoritismo a la industria privada de los sanatorios y las farmacéuticas.

Dicen que no hay seguridad porque los motochorros, ladrones caseros y asaltantes que van armados son audaces. Pero nadie se pregunta cuáles son las circunstancias que llevan a un ciudadano común a convertirse en un delincuente.

Dicen que no hay más trabajo. Por supuesto que permiten que las ganancias se inviertan en los EEUU y el Ministerio de Trabajo apoya la economía sumergida.

Y hay otras más “presuntas” imposibilidades. Y el resultado de todas ellas es que el Paraguay anda mal. No en la cumbre de las 250 familias “amos” del país, sino en los millones de empobrecidos. Pero el fanatismo y el clientelismo, ayudados por los dólares dados bajo la mesa, parece que pueden más.

Lo imposible es posible si se quiere y hay honestidad.

¿Pero dónde están los/las patriotas?