3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
27°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Edición Impresa
domingo 9 de octubre de 2016, 01:30

"El propio Cartes habla de guerra, cosa que ensombrece el panorama"

El legislador disidente dice que el jefe de Estado es ahora el que está azuzando las internas al anunciar pase de facturas y venganzas. También sostiene que el presidente se desenvuelve en un nido de víboras y citó a Filártiga y Zacarías Irún.
Por Patricia Vargas
Tw: @patriciavargasq

El senador Juan Carlos Galaverna es uno de los disidentes dentro de la ANR. Está abiertamente enfrentado a Horacio Cartes desde hace un tiempo y aunque el legislador recordó que se estableció un "puente de comunicación" hace unos meses para tratar de recomponer las relaciones, también admitió que fracasó en el intento. Es más, se encargó de apuntar al propio jefe de Estado como uno de los responsables del nivel de crisis al que se ha llegado entre el oficialismo y la disidencia. El panorama cambió cuando se votó para enviar al archivo un proyecto de enmienda constitucional para introducir la figura de la reelección presidencial. "Por lo visto, para Cartes era fundamental (lo de la enmienda)", indicó y lanzó sus dardos contra el asesor político Darío Filártiga y el dirigente esteño Javier Zacarías Irún.

–¿Cómo ve hoy la situación del Partido Colorado? ¿El panorama es alentador, sombrío...?

–Entre las palabras que planteás, tengo que optar por la segunda. El panorama es sombrío y preocupante. Yo tenía la esperanza de que a estas alturas nosotros ya hubiésemos mejorado la situación con una armonía o algo cercano en la vida interna del partido. Por eso había planteado aquel encuentro con el presidente de la República hace unos meses. Mi intención era establecer el diálogo entre colorados. A estas alturas ya hubiésemos acordado la integración del Tribunal Electoral Partidario, que es el elemento clave para mirar con claridad lo que se viene. Lo que empezó de manera oficiosa (del encuentro con Cartes en procura del acercamiento entre oficialismo y disidencia) quedó ahí. Creo que el presidente, que en ese tiempo decía que no tenía interés en la reelección, o estaba ocultando sus verdaderas intenciones o después de eso le asaltó el deseo que hoy ya no está simulando.

–Cuando usted habló con él esa vez no le dijo que estaba interesado en la reelección.

–Ni media palabra.

–¿Usted tampoco le preguntó?

–Tampoco, porque mi posición al respecto de la enmienda es pública desde hace dos años. Sostuve siempre en el partido y en entrevistas que soy partidario de la figura de la reelección para introducir esa figura solo por vía de la reforma y no de la enmienda, que la denominé como un método kachiãi (como una broma).

–¿El nuevo alejamiento entre ustedes y el presidente se dio luego del asesinato de los ocho militares en manos del EPP?

–Yo creo que el factor determinante fue la decisión del Senado, que eliminó la posibilidad de la enmienda hasta dentro de un año. Por lo visto, para Cartes era fundamental. Dos días después se produce la tragedia en el Norte (emboscada y asesinato de ocho militares a manos del EPP).

–Zacarías Irún opera a favor de su expulsión del partido, pero los cercanos al mandatario alegan que no es una orden del presidente, sino que se trata de declaraciones personales. ¿Qué opina de eso?

–Yo creo que el presidente con su silencio está confirmando que él tiene que ver con esas declaraciones y sabemos a través de informaciones que se filtran de ese círculo que el propio Cartes habla de guerra, de pasar facturas, de venganza, de cobrar a la gente que no se alinea a sus deseos, cosa que ensombrece el panorama partidario. Hablan de expulsarnos, de atropellar la Constitución tratando el proyecto de enmienda en Diputados cuando se sabe que hasta el 25 de agosto de 2017 no se puede.

–¿No cree que Cartes podría haber pedido a sus cercanos que aclaren que la idea de expulsar no es suya?

–Uno de los cercanos al presidente me llamó y me dijo que Cartes no tiene nada que ver con esto y yo le contesté que le creía, pero que el hecho de que hizo las declaraciones saliendo de la charla con Cartes en la residencia presidencial a cualquiera nos hace pensar que por lo menos hubo un guiño. Otro de los cercanos a Cartes me dijo que es posible que Zacarías haya ido a consultarle, pero le habrá dicho el mariposón al presidente Cartes: "Con relación a Calé voy a decir A", pero él aprovechó y dijo todo el abecedario. Estas últimas veces, Zacarías funge de vocero para aumentar su fuerza en Ciudad del Este y elevar las tarifas de chantaje y extorsión que son sus actividades habituales.

–¿Qué va a pasar si lo expulsan de la ANR, atendiendo a la mayoría que tiene actualmente el oficialismo en la convención?

–A mí me podrán borrar de los registros partidarios violentando normas porque la convención partidaria no tiene facultad para expulsar a nadie. Del coloradismo no me van a echar jamás. Zacarías mariposón solo o con Horacio Cartes no tienen el coloradismo que yo tengo en el dedo chico del pie izquierdo. Por lo tanto, del concepto de coloradismo puro no tienen un milímetro de autoridad para siquiera mirarme de frente por una cuestión de testimonio, tradición y de lucha.

–¿Por qué esa lucha entre usted y Zacarías?

–No hay ninguna lucha. Lo que pasa es que yo siempre hablé claro y de frente sobre quién es este personaje.

–¿Nunca antes hubo una cuestión personal entre ustedes?

–No. Nunca. Pasa que este es un sinvergüenza profesional y un traidor profesional. Es cuestión de preguntarle a Reineiro Santacruz, Carlos Barreto Sarubbi, a Lino Oviedo. Y por si fuese poco, las traiciones a personas como las que te mencioné, el mundo sabe que traicionó al Partido Colorado en las elecciones del 2008. Le sacó cualquier cantidad de plata al Partido Colorado con el cuento de trabajar por nuestra candidata Blanca Ovelar, consiguió cargos en las binacionales y trabajó abiertamente por la candidatura de Fernando Lugo.

–¿Cree que el presidente Cartes considera que usted es su mayor enemigo dentro de la disidencia?

–Hay un sobredimensionamiento de la trascendencia de Calé en el Partido Colorado. No voy a decir que soy un tipo intrascendente en el partido, pero no tengo la suma del poder como me atribuyen algunos, de que se hace lo que yo quiero, que el único que cranea las cosas es Calé, que Calé solo craneó el método para rechazar la enmienda en el Senado. Se construye una irrealidad y le alimentan a Cartes con esa idea de que sí o sí tiene que eliminarme a mí para tener el campo libre y para que se cumplan todos sus deseos en el partido y en la política.

–¿Quién es el que le habla al oído al presidente?

–Últimamente, el number one (número uno) es Darío Filártiga, quien ha logrado desplazar a muchos de los otros lametrastes políticos y hasta a los mismos gerentes de Cartes. "Los gerentes" no lo digo en un sentido peyorativo, sino para diferenciar entre los que se dedican a la tarea política y los que vienen del mundo empresarial.

–¿Juan Carlos López Moreira (jefe de Gabinete de la Presidencia) también fue desplazado por Filártiga?

–Filártiga ha desplazado a todos. Me dicen que se adueñó de la voluntad política del presidente.

–¿Y cómo logró semejante poder?

–Por la presencia permanente: es un cortesano profesional. No olvidemos que de joven fue viceministro de (Augusto) Montanaro (del Interior) durante el stronismo y tiene mucho oficio como cortesano. Ahí entre ellos se muerden todos juntos. Los mismos que se alejaron de las declaraciones de Zacarías (Hugo Velázquez, Lilian Samaniego y otros) forman parte justamente de esa interna del círculo presidencial.

–¿Qué negocios maneja Filártiga, según las informaciones que tiene?

–Ustedes, los medios, investigan mucho sobre el manejo de los fondos de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) y se estrellan contra (Luis Gonzaga) Garcete (comandante de las Fuerzas Militares). Averigüen el rol de Filártiga en eso. Averigüen a quién responden los que administran los fondos de las FFAA.

–Las versiones señalan que supuestamente el general Garcete responde directamente a Filártiga... ¿Usted se refiere a eso o a otra cosa?

–Entonces me preguntás lo que ya sabés y me alegro de que así sea. A Filártiga se lo llamó el chico 10 durante el stronismo y después, como presidente de IPS en la administración de (Luis) González Macchi ascendió, se lo llamó el chico 20 porque pedía el 20% de todas las compras que hacía el instituto. Que esté ahora en los negociados no es de extrañar. Es muy hábil para eso.

–¿Hoy hay posibilidad de reelección del presidente Cartes?

–Constitucionalmente repetiré que puede intentarse la enmienda constitucional a partir del 26 de agosto de 2017, tiempo apretadísimo. Puede intentarse la introducción de la figura de la reelección hoy, presentando un proyecto de reforma. No se anima a hacerlo porque si no lograron 23 en el Senado, es mucho más complicado que vayan a lograr 30 votos porque la reforma exige más cantidad de votos que la enmienda. Entonces, qué es lo que están madurando a nivel del presidente: es atropellar, sacar una resolución de la Convención de este 29 encomendando a los congresistas colorados a votar por la enmienda y amenazando que si no votamos por la enmienda seremos expulsados del partido. Inconstitucional desde donde lo mires.

–Lo que diga la convención no es vinculante para los legisladores...

–La Constitución establece claramente que los congresistas no somos sujetos de mandatos imperativos. Siguiendo con el mbarete (a la fuerza), tratarían en Diputados, en donde no pueden tratar antes del 26 de agosto de 2017. Ahí enviarían al Senado. Ayer (por el jueves) hice un repaso de votos potenciales. Una de mis frases favoritas es que el resultado de una votación se puede asegurar cuando se contaron los votos y se cantaron los resultados, pero en una encuesta karape no estamos 23 para votar por el "No" al método de la enmienda. Te hice esta pequeña descripción para contestar a tu pregunta de que si es posible o no introducir la figura de la reelección. Es prácticamente imposible.

–¿Quién cree que es potencial candidato del oficialismo si Cartes no puede competir?

–Más que (Enrique) Riera no tienen. Se habla de Gustavo Leite, pero no tiene posibilidades. De forma más tímida pelea (Luis) Castiglioni.

–¿Cómo ve a Cartes ahora?

–Muy desordenado en sus ideas, acelerado por su deseo de reelección y, por sobre todo, con una enorme compasión por verle desenvolverse en un nido de víboras.