Arte y Espectáculos

Un club forjado cada sábado al son del piano

La Previa se llama el espacio habilitado en el Club Francés, que reúne cada sábado, desde las 17, a pianistas profesionales, aficionados y público en general para disfrutar tocando o escuchando los clásicos en este instrumento.

Por Sergio A. Noé R.

snoe@uhora.com.py

La apacible tarde sabatina se presenta como una excelente excusa para que los amantes del piano tengan un encuentro ineludible al son de los clásicos.

Bajo el nombre de La previa, el club de piano promete un momento distendido y desprovisto de solemnidad.

El encuentro, de libre acceso, se desarrolla de 17 a 19, en el Club Francés (25 de Mayo casi Estados Unidos). Al frente de la iniciativa están la profesora Ana María Barrail de Rapetti y Víctor Morales, propietario de Horowitz Pianos.

El espacio está abierto a profesionales y amateurs del piano, además de personas que no necesariamente ejecutan el instrumento.

CLÁSICOS. Piezas de Mozart, Beethoven, Bach, Debussy, Fauré, Chopin y otros clásicos de compositores europeos no pueden faltar en este club.

Entre los preferidos por los ejecutantes figuran las obras de Chopin. "Es el plato seguro de todo pianista", asegura Ana María Barrail de Rapetti.

La profesional indica que las obras de Chopin son flexibles a la hora de la ejecución. "Las piezas del compositor están cargadas de sentimiento. Esto permite la libre interpretación del pianista, lo cual está sujeto a la técnica, el tempo y a su estado de ánimo", explica.

TALENTO. El club cuenta con un reducido círculo de artistas, en donde la constante es la demostración del talento interpretativo del ejecutante, así como el deleite de los oyentes.

El asistente puede ser partícipe de un concierto de piano a cuatro manos, o bien, de la ejecución simultánea de los dos pianos situados en el recinto.

Mercedes Jiménez Gaona, otra de las participantes del espacio, compartió una pieza con Barrail a cuatro manos.

"No toco más el piano desde que finalicé mis estudios cuando era joven. Este espacio es para mí una oportunidad para practicar de nuevo, compartir mi talento y pasar un buen momento", indica Jiménez.

MOTIVACIÓN. Víctor Morales detalló que el espacio es un pasatiempo necesario, a modo de ocio para los pianistas.

"Todos tienen sus entretenimientos, incluso los jugadores de fútbol, de bridge, de golf, y otros. Entonces yo me pregunté: ¿por qué los pianistas no contamos con nuestro espacio?", comenta el mentor del club.

Agrega que el horario es ideal, ya que se presenta como "una previa a otros eventos. Luego, cada cual sigue su programa nocturno", concluyó.

SUPERAR LA RUTINA Y TOCAR EN PÚBLICO

Además del recorrido musical, se proyectan imágenes de paisajes naturales del mundo, lo cual origina una suerte de magia en el asistente. "El club es una oportunidad para olvidar por unas horas la rutina diaria", comenta Ana Barrail. Por su parte, Víctor Morales expresa que la cita es una forma de enfrentar al artista con su público. "El músico se calibra en el escenario y la música cobra cuerpo frente a un auditorio", revela.

Dejá tu comentario

en destaque