25 may. 2024

Se debe mejorar la respuesta a las emergencias climáticas

Lluvias copiosas que producen inundaciones, peligrosos raudales y tornados que dejan a su paso muerte y destrucción, la emergencia climática que estamos viviendo revela de manera muy trágica lo expuesto que se encuentra nuestro país a las transformaciones generadas por el cambio climático. Sin embargo, ante los imprevistos lo más grave a lo que nos enfrentamos es la ineficiencia, la falta de previsión y de planificación de las autoridades y de las instituciones. Necesitamos funcionarios que sepan actuar en tiempos de crisis.

Ya a principios del mes de octubre los medios de comunicación informaban de las previsiones respecto a que el clima presentaría condiciones atípicas durante octubre, noviembre y diciembre; se advertía así de la probabilidad del 100% del fenómeno El Niño en Paraguay en estos últimos tres meses de este 2023.

La Dirección de Meteorología e Hidrología emitió un boletín en el que predecía la probabilidad de ciertas condiciones atípicas, frecuentes, persistentes o intensas. El informe explicaba que para el inicio de la fase de El Niño se presentaría previamente un patrón climático llamado El Niño, Oscilación del Sur, conocido como ENSO, el cual ocurre cuando hay anomalías en la temperatura superficial del mar. Decía Meteorología que el estudio anunciaba probabilidades más altas de lluvia atípica para San Pedro, Canindeyú, Alto Paraná, Ñeembucú, Misiones, Caazapá e Itapúa.

Esta condición no solamente se ha confirmado plenamente en el último mes, sino que además es una condición que está generando fuertes lluvias, inundaciones y crecidas de ríos en Argentina, Uruguay y Brasil y ya ha causado muertos, desaparecidos y miles de evacuados. Las predicciones señalan que incluso se podría extender a los primeros meses de 2024.

Esta situación está generando una verdadera crisis. Las recientes tormentas han dejado destrucción a su paso, especialmente brutal fue la acción de dos tornados, uno en San Pedro y otro en Cordillera. En Central, en la ciudad de Lambaré la fuerza de los raudales arrastró a dos jóvenes, uno de ellos de hecho sigue desaparecido. Pero antes de estos hechos el río Paraná comenzó a aumentar súbitamente el caudal y mantiene inundadas numerosas comunidades.

En el caso de los tornados, que además son bastante inusuales en nuestro país, son difícilmente predecibles. Sin embargo, en el caso de los raudales que ya costaron vidas, estos sí efectivamente tienen solución.

Ante las condiciones que estamos experimentando, resalta la escasa capacidad de reacción de nuestras autoridades, así como la ineficiencia y la tremenda improvisación e imprevisión. Claro ejemplo de ello es que la Municipalidad recicló viejos postes de semáforos y los instaló como vallas de seguridad en la zona que desemboca en un arroyo, donde los dos militares fueron arrastrados por la corriente del raudal. Resulta evidente que dichas barreras no serán suficientes para contener la fuerza de arrastre del raudal.

Las personas y las comunidades, tras vivir el trauma y después de perder sus pertenencias, deben experimentar además el abandono por parte de sus autoridades. De hecho que tras los últimos temporales e inundaciones, el titular de la Secretaría de Emergencia Nacional, Arsenio Zárate, había confirmado que no cuentan con recursos para asistir a los afectados por las inundaciones ni para próximos destrozos naturales y que dependen de las donaciones de las entidades binacionales, así como también de algunos ministerios, como el Ministerio de Defensa Nacional a través de las Fuerzas Armadas que apoyan con su logística, vehículos y recursos humanos, para poder asistirles a las personas afectadas por los efectos de la naturaleza”.

Otras instituciones que tampoco están a la altura de la situación son las municipalidades y las gobernaciones. Estas son las más cercanas a la población y deberían conocer bien las necesidades de las ciudades y de sus habitantes. Lamentablemente ellas también le están fallando a la ciudadanía.

La población tiene derecho a reclamar que sus autoridades se ocupen de los problemas de manera eficiente y sobre todo trabajen por su bienestar.

Más contenido de esta sección
Mientras el ex diputado colorado Juan Carlos Ozorio opera para obtener una medida sustitutiva a la prisión, la Cooperativa San Cristóbal, de la que fue presidente, siente las devastadoras consecuencias de haber sido una entidad a través de la cual, presuntamente, se puso en circulación el dinero proveniente del tráfico ilegal de drogas. Perdió la confianza y a miles de socios. Es un ejemplo de lo que les sucede a las instituciones cuando falta fiscalización. Si no mejoran los controles, este caso se volverá a repetir, con los mismos funestos resultados.
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.