13 abr. 2024

El balance de la educación

La pregunta es: ¿Acaso las autoridades educativas realizan estas evaluaciones? ¿Pueden no hacerlas?

Curso a Distancia de educación financiera_23120507.jpg

El docente Enoch Burke fue detenido en la institución educativa. Explicó que no está de acuerdo en llamar “chico a una chica”.

Foto: Gentileza.

Por Jesús Montero Tirado

jmonterotirado@gmail.com

Es costumbre generalizada y fundada que las instituciones y empresas, al final del año, hagan balance general y evaluación del proceso anual y estado actual de la propia institución o empresa.

Según el artículo 22 de la Ley General de Educación, “las autoridades educativas darán a conocer a los maestros, alumnos, padres de familia y a las comunidades educativas los resultados de las evaluaciones que realicen, así como las informaciones globales que permitan medir el desarrollo y los avances de la educación”.

Es evidente y de todos conocido que las autoridades educativas no cumplen este mandato de la ley, porque ni maestros ni alumnos ni padres ni las comunidades educativas (que todavía no han sido creadas institucionalmente, de acuerdo con el artículo 11 inciso i) han recibido tales informaciones.

La pregunta es: ¿Acaso las autoridades educativas realizan estas evaluaciones? ¿Pueden no hacerlas?

El artículo 20 (también violado) dice que “el Ministerio de Educación, las gobernaciones, los municipios y las comunidades educativas garantizarán la calidad de la educación. PARA ELLO se realizará evaluación sistemática y permanente del sistema y los procesos educativos”.

Está muy claro. La ley obliga a las autoridades educativas, es decir, al presidente de la República y al ministro de Educación y Ciencias (según los artículos 240 y 242 de la Constitución Nacional) y al Ministerio de Educación y Ciencias a evaluar permanentemente la educación y a informar de ello a maestros, alumnos, padres de familia y a la sociedad en general. ¿Por qué autoritaria e impunemente no cumplen sus obligaciones legales? ¿Estamos en un Estado social de derecho y democracia o en una republiqueta?

En contra. Para Jesús Montero Tirado, los foros digitales de debate del Plan fueron una farsa.

En contra. Para Jesús Montero Tirado, los foros digitales de debate del Plan fueron una farsa.

Normalmente, las instituciones y empresas profesionalmente dirigidas, además del balance económico, financiero y administrativo, suelen evaluar la marcha de su institución o empresa midiendo el nivel de consecución de sus fines: ¿Cómo y cuánto los han conseguido?

Los fines de la educación paraguaya están definidos en el artículo 73 de la Constitución Nacional y en el artículo 9 de la Ley General de Educación. La Constitución prescribe quince fines y dos objetivos y la ley los presenta en once incisos, añadiendo como fin de la educación la capacitación para la preservación del medioambiente.

Si hacemos balance y evaluamos en qué medida se han conseguido los fines de la educación paraguaya, vamos a constatar el fracaso radical del Ministerio y las autoridades educativas. Empieza siendo un fracaso profesional y administrativo, porque la mayoría de los fines y de ellos los más importantes no tienen previsto para conseguirlos ni siquiera gestión, ni plan, ni programas.

En esta situación se encuentra el primer fin y más importante en la Constitución y la ley: “El desarrollo pleno de la personalidad humana” de cada educando.

Es el primer fin y el más relevante, porque sin lograr el desarrollo humano la educación no tiene sentido y sin desarrollo humano no es posible ningún otro desarrollo, ni el familiar, social, económico, cultural, moral, profesional, científico, tecnológico, político, democrático y equitativo.

Lo más preocupante es que el Plan Nacional de Transformación Educativa (PNTE) ni siquiera alude a los fines de la educación paraguaya.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.