22 abr. 2024

Carta abierta al presidente de la República

Me dirijo a usted recogiendo la opinión, la frustración, de quienes creyeron las promesas que usted hizo en su campaña electoral.

SANTIAGO PEÑA_14_44100083.jpg

El presidente Santiago Peña.

Foto: Renato Delgado.

Excmo. Sr. Santiago Peña, presidente de la República:

Según el artículo 242 de la Constitución Nacional, usted y el ministro de Educación y Ciencias, Sr. Luis Fernando Ramírez, bajo su dirección, son las máximas autoridades y máximos responsables de la ejecución de las políticas de la educación nacional.

Por eso me dirijo a usted, recogiendo la opinión, la frustración, de quienes creyeron las promesas que usted hizo en su campaña electoral y le votaron, y se sienten ahora burlados al observar hechos en el Gobierno y administración en dicho sector de la educación nacional.

Usted prometió defender a la familia y los derechos de los niños, adolescentes y jóvenes, protegerlos de la ideología de género y ahora usted y su ministro nombran como directora general del Tercer Ciclo de Educación Escolar Básica (según información profesional de alta calidad recibida) a una conocida activista promotora de dicha ideología de género, vinculada y activa en el movimiento LGBTI y perteneciente comprometida y activa del Partido Comunista.

¿Este es el plan de gobierno de Honor Colorado? Los electores que le votaron y menos aún sus colegas colorados nunca imaginaron que usted y su ministro promocionarían al Partido Comunista en la administración del Estado, porque en su gobierno son dos los comunistas con cargos en el Ministerio de Educación.

Usted prometió defender y desarrollar la democracia, pero usted y su ministro de Educación proponen un proyecto de ley para cambiar las leyes del Cones y de la Aneaes y arrebatar la autonomía a las universidades, y volver a la concentración de poder en el ministro, eliminando las elecciones democráticas de las universidades para elegir su presidente en el Cones y hacer al ministro presidente de ambas instituciones, y así volver a la dictadura del stronismo apoderándose de las universidades y sus funciones trascendentales.

¿Qué razones o causas académicas, científicas, pedagógicas, administrativas, jurídicas, políticas, democráticas tienen usted y el ministro para imponer la presidencia del ministro en las organizaciones que influyen directamente en las universidades? Estamos en democracia. ¿Han consultado con los estudiantes, profesores y rectores universitarios? En dos meses de gobierno, ¿han podido hacer un diagnóstico válido de las universidades para imponer esta medida antidemocrática?

Lo más grave y escandaloso es que el Ministerio sigue ignorando artículos de la Constitución Nacional y de varias leyes fundamentales para la educación y la nueva administración no da señales de estar dispuesta a rectificar las graves irregularidades de sus antecesores.

Antes que seguir el ordenamiento jurídico del Estado Social de Derecho, al revés, parece pretender ubicarse por encima de las obligaciones que imponen la Constitución y las leyes, como hacen los dictadores.

No tengo competencia jurídica para decir que el Ministerio de Educación y sus autoridades están violando la Constitución Nacional y varias leyes, porque eso les incumbe a los jueces, pero como investigador de educación sí puedo y debo decir que total o parcialmente no se cumplen los artículos 73, 74, 75, 76, 113, 115 (inciso 13), 18 (normas finales), 49, 53, 2, 4 y 137.

Usted y su ministro están olvidando el artículo 137 de la Constitución Nacional, que dice: “Carecen de validez todas las disposiciones o actos de autoridad opuestos a lo establecido en esta Constitución”.

Señor presidente, no olvide que el pueblo paraguayo es soberano y mediante el sufragio le ha elegido a usted para que gobierne la República de acuerdo con la Constitución y las leyes (que usted juró cumplir y hacer cumplir), y le exige que acabe con el estado caótico del Ministerio y el sistema educativo nacional.

Más contenido de esta sección
No se admitirá a homosexuales. Tampoco chicos con aritos ni tatuajes. No se admitirá a jóvenes que solo hablen guaraní o aquellos que visten todo de negro, se pinten el pelo o usen ropa oversize. No se admitirá nenes que usen camiseta rosa o niñas que lleven el pelo corto como varones o usen piercing o cualquier otra “cosa rara” que pueda incidir en el resto del grupo.
Se reactiva un nuevo ciclo escolar, con los mismos arquetipos negativos anuales, toda vez que observamos los datos de aulas en mal estado, infraestructura en general muy deteriorada, falta de inversión edilicia, poca actualización e instrucción del plantel docente, y marco referencial de tire y afloje en torno a la merienda escolar, banalizados en discusiones político-partidarias, especialmente en el Parlamento.