22 abr. 2024

Función del Estado en educación

En democracia, la soberanía y el poder están en el pueblo, no le pertenecen al Estado. El artículo 3 de nuestra Constitución Nacional es definitivo. El Estado no es el dueño de la Constitución; la Constitución fue creada por la Asamblea Constituyente, constituida por representantes del pueblo.

El artículo 75 de la Constitución dispone: “La educación es responsabilidad de la sociedad y, en particular, recae en la familia, el municipio y el Estado”.

Está claro que es responsabilidad de la sociedad; en el reparto de responsabilidades particulares cita en primer lugar a la familia, porque así se deduce del “derecho natural”, del derecho internacional y de nuestro derecho positivo. El Estado está en último lugar, porque la responsabilidad del Estado es “subsidiaria” y está (debe estar por mandato constitucional) al servicio de la familia y de la sociedad.

El Estado es administrado por el gobierno de turno, también elegido por el pueblo, para que le sirva y es el pueblo quien les paga a los funcionarios para que se dediquen al servicio del pueblo, coordinando y promoviendo el Bien Común, porque el Estado no es dueño del Bien Común, ya que el Bien Común es fruto de la contribución de todos los ciudadanos y le pertenece a todos los ciudadanos, participando de él con equidad.

Solamente los Estados totalitarios, los dictadores y los gobernantes corruptos se apropian del Bien Común y especialmente de la educación, pilar fundamental de todo el Bien Común.

El Estado, con la gestión del gobierno, crea instituciones educativas allí donde la sociedad las demanda y ayuda subsidiariamente a las necesidades educativas de las familias, respetando y sirviendo, a las instituciones educativas privadas, creadas y mantenidas por las familias o instituciones privadas, que se ponen al servicio de las familias.

La educación privada y la privada institucional, como la de las diferentes iglesias, son contribución ciudadana al Bien Común y es obligación del Estado y de los gobernantes que lo administran, servir con sus recursos a dichas instituciones educativas, para mantener dichas contribuciones al Bien Común, sobre todo cuando tales instituciones prestan sus servicios a hijos e hijas de familias que no pueden pagar lo que cuesta la educación.

Los gobernantes, pagados también con los impuestos de consumo de los ciudadanos económicamente desfavorecidos, tienen la responsabilidad de “garantizar” a toda la población la educación. Especialmente vinculados a estas instituciones privadas de familias de escasos recursos.

Los políticos con poder y los gobernantes, administradores del Estado, que, en vez de poner el Estado y sus recursos al servicio de todas las instituciones educativas y las familias, usan la educación y las piezas del sistema educativo para su beneficio personal o de su partido político, pervierten la educación y el ordenamiento jurídico, violan la Constitución Nacional, las leyes y los derechos ciudadanos, traicionan a las familias y destruyen la democracia.

Las instituciones educativas escolares no son un negocio. Jamás en la historia de la educación ha habido un grupo financiero o banco, que haya invertido en escuelas o colegios para lucro: Son un servicio a las familias. La subvención del Estado a ciertas instituciones privadas institucionales no es un regalo de favor por parte del gobierno de turno, es una obligación del Estado en su función subsidiaria al servicio de la educación de todos los ciudadanos.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.