13 abr. 2024

El fin de la sequía

De la misma manera en que experimentamos una escasez de lluvia en el país, también hemos enfrentado una falta de inversiones financieras del exterior en los últimos dos años. Por inversiones financieras nos referimos a Emisiones de Títulos de Deuda de compañías paraguayas en el exterior. El mercado estuvo abierto para los bonos de la República del Paraguay (incluso durante el 2021 y 2022 se realizaron recompras de bonos por alrededor de USD 542 millones, y durante el año pasado los inversores extranjeros pudieron acceder a títulos del Tesoro emitidos en la Bolsa local) y las tasas de interés continuaron reflejando el grado de inversión, aunque no lo tengamos oficialmente. Sin embargo, el panorama no fue tan favorable para el sector privado.

Un factor de suma relevancia para las negociaciones fue el incremento sin precedentes de tasas por parte de la Reserva Federal y el Banco Central del Paraguay entre 2021 y 2022. A nivel local, el BCP elevó su tasa de interés a su máximo, 8,50%, lo que generó un encarecimiento de las condiciones financieras y retrasó las inversiones.

Este fenómeno de subas no fue exclusivo de nuestro país, sino que también afectó a otros mercados emergentes. En este contexto, ¿por qué un inversor profesional optaría por invertir en lugares más riesgosos si pudiese obtener retornos del 5% en bonos del Tesoro estadounidense a 10 años?

Esta situación se mantuvo durante casi dos años, pero ahora el panorama está cambiando, se observa a nivel mundial que está “comenzando a llover”. Un ejemplo de ello es la emisión de UMS (Unión de Estados Mexicanos) en enero de más de USD 7.500 millones con una demanda máxima que triplicó la emisión, este logro representa un récord sin precedentes en América Latina para un emisor Investment Grade, que reabrió el mercado de bonos para la región, con emisiones en Perú y Brasil, y ni qué decir de Argentina con YPF.

En Paraguay, el BCP redujo nuevamente la Tasa de Política Monetaria, que ahora se sitúa en 6,50%. Los especialistas estiman que esta cerraría en 5,50% este año. Un reflejo de estas decisiones financieras son los movimientos de la Bolsa de Valores de Asunción, que, al cierre del año pasado, alcanzó cifras récord.

Asimismo, en enero de 2024, el volumen negociado aumentó un 26,65% con relación al 2023, siendo el 97% en renta fija, compuesto por bonos, y el 3% en renta variable, conformado por acciones y fondos de inversión.

Según los datos del Ministerio de Economía (MEF), las tasas de interés para las emisiones en dólares estadounidenses del país oscilan entre el 2,7% y el 6%. Por otro lado, en la última incursión en el mercado externo realizada a principios de 2024 en guaraníes, la tasa fue del 7,90%.

El panorama para las condiciones financieras es mucho más alentador en comparación con uno o dos años atrás. El MEF ya realizó su emisión soberana y aún le quedan las salidas en el mercado interno. Estos factores, junto con los indicadores macroeconómicos positivos, auguran un año prometedor que podría marcar el fin de la sequía.

Más contenido de esta sección
Alfredo Boccia Paz – @mengoboccia