Nacionales

El dilema del combustible: ¿Por qué no baja en Paraguay?

Mientras el sector de los camioneros y la ciudadanía exigen una urgente reducción en los precios del combustible, el Gobierno ya anunció una eventual baja, que podría darse recién a mediados de octubre, con la siguiente compra de carburantes.

Una incertidumbre persiste actualmente en Paraguay ante los altos costos del combustible, que pese a las bajas a nivel internacional, se mantienen. Mientras el sector de los camioneros y otros transportistas, además de la ciudadanía en general, esperan una rápida respuesta, las autoridades hablan de una eventual baja, pero titubean en cuanto a plazos.

En contacto con Última Hora, Victorio Oxilia Dávalos, analista especializado en Energía, explicó que teniendo en cuenta el mercado internacional por el cual se rige Paraguay para definir la estructura de costos, el precio de la nafta ya podría bajar en los próximos días, debido a que bajó a escala mundial, pero que dependería del stock con el que se cuente ahora.

“Pienso que ya se puede pensar en una baja (de las naftas) en el corto plazo. Depende del stock que tengan, pues si hicieron las compras en julio, aún tienen una nafta cara, pero si hicieron las compras en agosto, ya estaban con costo menor, y hoy día, los costos son aún inferiores a los de agosto”, indicó.

Puede leer: Mario Abdo Benítez asegura que el precio del combustible bajará, pero no sabe cuándo

Explicó que en el caso del diésel es distinto, debido a que en el mercado internacional este tipo de hidrocarburo continúa con precios más elevados que las naftas. Si bien dijo que sus precios "han bajado un poco", esto no implica una reducción significativa para justificar una baja en el corto plazo.

“Las naftas, en el mercado internacional, están 25% más baratas que en julio. La reducción del precio internacional del diésel es mínima, no llega a 5%, con relación a sus precios en julio”, manifestó al respecto el profesional.

Entretanto, sostuvo que Petropar es actualmente el único proveedor que cuenta con un stock de 60 días o más, frente a la mayoría de los emblemas privados e importadores, por lo que “es probable” que los emblemas privados ya hayan realizado compras de naftas más baratas.

Escenario actual del diésel

El analista resaltó que la problemática actual del diésel es más compleja y "prolongada" que las naftas, ante la crisis coyuntural que se vive por el golpe que recibió su producción, debido a la crisis entre Rusia y Ucrania, sumado a la elevación de costos que se arrastraba desde el año 2021 por la pandemia del Covid-19.

“Influyeron para esa elevación de costos del diésel, el ajuste de la capacidad de refinación por producto refinado y una presión en el denominado barril intermedio (el diésel y otros productos semejantes), debido a regulaciones ambientalmente más estrictas para el uso de combustibles en el transporte marítimo que ha apretado aún más la producción de diésel”, enfatizó al respecto.

Finalmente, resaltó que Paraguay debe estar preparado con estrategias alternativas, ante un posible peor escenario que se puede dar en cuanto a la disponibilidad y el precio del diésel.

En ese sentido, como propuesta señaló que se puede incrementar la mezcla del biodiésel nacional en el diésel mineral importado, ya que, si bien hay un tope legal de 5% para la mezcla, Paraguay puede producir más, pero que para ello se deberá modificar la ley.

Lea también: Petropar se excusa por compra cara de alcohol y habla de otra opción

Mientras el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, aseguró este lunes que el costo de los carburantes bajará, pero que no sabe cuándo, el titular de Petróleos Paraguayos (Petropar), Denis Lichi, indicó que la reducción se podrá evaluar recién en la quincena de octubre, con la próxima partida de hidrocarburos.

En cuanto al motivo por el que no se reduce el precio del combustible en Paraguay, Lichi reiteró a través de radio Monumental 1080 AM que "los precios no dan, porque somos tomadores de precios, no tenemos petróleo, no tenemos refinería, compramos el producto terminado".

Desde hace días, camioneros se vienen manifestando en las rutas exigiendo que el combustible baje G. 1.500, además de reclamar el cumplimiento de acuerdos anteriores. Varios trabajadores del volante y de plataformas alternativas de viaje ya se sumaron a la medida de fuerza pidiendo el reajuste de los carburantes.

Dejá tu comentario