24 may. 2024

El aguantadero

A la nueva senadora Yolanda Paredes, de Cruzada Nacional, le bastaron solo unos minutos de intervención en la Cámara de Senadores, para anticipar que este cuerpo legislativo se encamina a ser la próxima “cámara de la vergüenza”, expresión que durante el periodo pasado se utilizaba para describir a la Cámara de Diputados, por la desvergonzada conducta de sus miembros.

Sin duda, lo que sucederá con el desafuero del ya desaforado Erico Galeano, marcará la línea que seguirá el nuevo Senado, aunque muchas esperanzas no se pueden tener ante el abierto copamiento del Congreso por parte del cartismo y sus aliados.

“Este Senado no es un aguantadero; por favor, gente, no puede ser que acá estén con prontuario judiciales”, expresó la legisladora al momento del debate sobre el estudio del pedido de desafuero de Erico Galeano.

Según la definición de la Real Academia Española, un aguantadero es un lugar donde se esconde o refugia un delincuente. ¿Algún parecido con la realidad?

La situación del ex diputado colorado va más allá de cualquier otro episodio vergonzoso vivido dentro del Congreso, donde los blanqueamientos siempre fueron una constante. Esta vez, hablamos de un proceso por supuestos vínculos con el crimen organizado, algo sumamente grave.

Todo esto se da en el contexto especial, de que esta vez se trata de un político que ya fue desaforado en Diputados, y que hizo maniobras para jurar como senador e inventar la figura de la doble inmunidad. ¿Por qué tanto empeño para trabar el proceso en su contra?

Sin duda alguna, las personas vinculadas a algún tipo de ilícito ven a la política como una herramienta de protección y al Congreso como la oportunidad de volverse intocables. En el caso de Galeano, el discurso en el que hablaba sobre su voluntad de someterse a la Justicia que dio en Diputados, se transformó en otro que habla sobre falta de garantías ahora que está en el Senado.

Ante este llamativo cambio de postura, la mejor pregunta que se le puede hacer a este legislador es la misma que le hizo Yolanda Paredes: ¿Por qué no te sometés a la Justicia? ¿A qué le tenés miedo si no tenés nada que esconder?

Recién pasó una semana del juramento de los nuevos legisladores, pero ya se puede notar cómo este Senado camina a adoptar las costumbres que muchos de sus integrantes tuvieron en la Cámara de Diputados. El propio cartista Basilio Núñez habló sobre “diputadizar” el Senado.

¿Seremos una Cámara Honorable o una de la vergüenza?, se preguntaba la senadora Paredes. El resultado que tenga el pedido de desafuero de Erico Galeano será clave para saber si el copamiento solo busca garantizar la gobernabilidad del próximo mandatario Santiago Peña, o si busca blanquear a todos los que tienen o tendrán cuentas pendientes con la Justicia.

El primer hecho desvergonzado que salpicó a los que tienen mayoría en este nuevo Congreso fue que la imputación por supuesto lavado de dinero y asociación criminal se haya hecho pública justo cuando los políticos cartistas estaban reunidos en la vivienda de Erico Galeano.

Según dieron a entender muchos de los aliados de Galeano, el segundo desafuero camina hacia el blanqueamiento, aunque el caso es una gran oportunidad para que el futuro presidente Santiago Peña dé señales del “carácter fuerte” del que poco se ve, pero del que los de su entorno hablan. Cuando se pide a un mandatario marcar línea sobre un tema tan delicado como este, algunos defensores de lo indefendible quieren seguir confundiendo a la ciudadanía con el discurso de que el Ejecutivo no debe inmiscuirse en lo que respecta al Legislativo, mientras desde el propio cartismo justificaron que el copamiento, tan criticado, fue para darle gobernabilidad al futuro presidente.

¿Un Congreso al servicio del Ejecutivo no implica cierta intromisión?

Más contenido de esta sección
No se admitirá a homosexuales. Tampoco chicos con aritos ni tatuajes. No se admitirá a jóvenes que solo hablen guaraní o aquellos que visten todo de negro, se pinten el pelo o usen ropa oversize. No se admitirá nenes que usen camiseta rosa o niñas que lleven el pelo corto como varones o usen piercing o cualquier otra “cosa rara” que pueda incidir en el resto del grupo.