Nacionales

Dos víctimas de la masacre en Capiatá en estado delicado

Una adolescente de 16 años y un niño de 11 se encuentran en condiciones de salud delicada en el Hospital de Trauma, tras recibir heridas de bala durante la masacre en la que un suboficial de la policía ultimó a sus hijos y a los familiares de su esposa.

La adolescente de 16 años y el niño de 11, quienes fueron víctimas de la masacre en Capiatá, son cuñados del victimario.

El director del Hospital de Trauma, Agustín Saldívar, explicó que la joven recibió dos impactos de bala y tuvo que ser intervenida quirúrgicamente. Por su parte, el niño tiene cuatro heridas de bala y se encuentra en la Unidad de Terapia Intensiva.

Relacionado: Policía mata a sus hijos y a la familia de su pareja

Saldívar dijo a NPY que a las dos víctimas se les realizarán estudios para determinar posibles heridas internas que compliquen sus cuadros. Las próximas horas serán claves para determinar las posibilidades de ambos pacientes, explicó el director del Hospital de Trauma.

Un suboficial de la Policía Nacional, identificado como Isidro Casco Salinas, asesinó a cinco miembros de su familia y luego se autoeliminó.

El hecho ocurrió en la madrugada de este viernes en una vivienda de la ciudad de Capiatá, Departamento Central.

Alberto de la Cruz Riveros Benítez (51) y Amalia Portillo (50), suegros del policía, así como sus propios hijos, Amalia Casco Romero (2) y Amílcar Casco Romero (1), y su cuñada, Liliana Maribel Gómez (16) son las víctimas fatales.

De acuerdo con los intervinientes, el agente policial transmitió todo el crimen a través de una videollamada que realizó a su madre que se encuentra en España.

El hecho se registró en el callejón Cerrito casi San Diego del barrio San Miguel de Capiatá, Departamento Central.

Dejá tu comentario