23 abr. 2024

Dios confía en nosotros

Hoy meditamos el Evangelio según San Mateo 21,33-43.45-46.

El Evangelio de la misa nos recuerda una de las parábolas de Jesús más dramática. Y lo es porque pone al descubierto lo oscuro que hay en el corazón del hombre. La imagen de la viña nos remite al Antiguo Testamento y, de un modo muy particular, al capítulo quinto del libro de Isaías.

La viña es Israel, el pueblo sobre el que Dios ha derramado de un modo tan especial su amor y sus dones.

La viña nos habla de cuidado, de frutos, de vida. Jesús intentó con su predicación y sus obras hacernos comprender lo inconmensurable del amor de Dios Padre por nosotros: un amor fiel que nunca se retira, ni siquiera cuando es rechazado.

La parábola del Señor nos habla de personas que han dado la espalda al amor de Dios y han pervertido el depósito que ha sido puesto en sus manos.

De nuevo el desagradecimiento, el orgullo y la codicia en el origen de la destrucción y la muerte.

Una ceguera, un tanto irracional, podría llevarnos a pensar que, lo que tenemos, lo tenemos por mérito propio: que nadie nos lo ha dado. Un corazón endurecido podría llegar a mirar el resto de la creación en función del propio beneficio.

Tan triste una cosa como otra: ¿Qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías, como si no lo hubieras recibido? (1Co 4,7); Que nadie abuse ni engañe a su hermano (1Ts 4,6).

Los frutos vienen del agradecimiento y del amor humilde. Somos criaturas, y Dios ha querido hacernos partícipes del cuidado y gobierno de lo que ha salido de sus manos, de toda la creación. Pero de un modo muy particular de las personas y, entre ellas, con especial empeño, de las que comparten nuestra fe.

La consecuencia lógica es clara: acoger con humildad los dones de Dios, ponernos al servicio de los demás, sabernos portadores del Evangelio para que todos puedan llegar a conocer el amor de Dios por ellos y a qué nos llama.

Todo esto solo es posible si acogemos a Cristo, piedra angular, porque solo Él es capaz de iluminar todo nuestro ser, de hacernos experimentar en plenitud el amor del Padre, y de mirar a todos como amados del Padre.

(Frases extractadas de https://opusdei.org/es-py/gospel/2024-03-01/)

Más contenido de esta sección
Monseñor Gabriel Escobar insta a velar por normativa que fue aprobada. Afirma que, sin el respectivo control, los USD 300 millones destinados al proyecto pueden esfumarse. Valoró la lucha de universitarios.
Cotizantes consultados por ÚH proponen que el seguro social disminuya el porcentaje de evasión del aporte obrero y patronal, como otra vía para recaudar más fondos y hacer frente a las deudas.
Asegurados se quejan por la improvisación de la previsional que cancela operación quirúrgica en la fecha fijada, horas antes del procedimiento. IPS planifica cobrar por el servicio a no asegurados.
El nuevo nuncio apostólico Vincenzo Turturro afirmó que se debe evitar a que se llegue a una “guerra entre pobres”, ya que no se puede dar a elegir entre el derecho a la educación y la alimentación.