22 abr. 2024

Cuatro concursantes piden reconsideración al MRE sobre pruebas

UHPOL20240221-007A,ph01_10535.jpg

Afectados. De la alegría a la incertidumbre: Los aspirantes que alcanzaron mejores puntajes.

Cuatro de los 10 aspirantes a diplomáticos que obtuvieron las mejores calificaciones del XVI Concurso Público de Oposición y Méritos para ingresar a la carrera presentaron ayer sendos recursos de reconsideración al canciller nacional, Rubén Ramírez Lezcano, contra la resolución del Ministerio de Relaciones Exteriores (MRE), por la cual se dispuso la realización de nuevos exámenes.

La medida, avalada por la Junta de Calificaciones del MRE, se tradujo en anular el proceso anterior, y convocar de nuevo a todos los 314 concursantes habilitados el año pasado para competir en las pruebas organizadas por la Academia Diplomática Carlos Antonio López, para el ingreso a la carrera diplomática y al escalafón diplomático con la categoría de tercer secretario.

El nuevo proceso de evaluación comenzaría en abril, según anunció el director de la Academia Diplomática, Ricardo Scavone Yegros, y es la salida adoptada por el Ministerio de Relaciones ante denuncias de supuestas irregularidades que la Unidad Anticorrupción del MRE no pudo determinar y pidió que se archive el caso.

Los concursantes José Camilo Gauto, Silvia Amarilla y Carlos Gustavo Florentín presentaron el recurso de reconsideración a través del abogado Guillermo Ferreiro, en tanto que Mercedes Luján García lo hizo por medio de otro abogado.

En la presentación del recurso alegan que al anularse los exámenes se les privó del derecho que adquirieron al obtener las mejores calificaciones que les habilitaron a acceder a las diez plazas en concurso.

“La resolución impugnada no versa sobre hecho alguno, al menos en lo que a nuestras personas se refiere, ya que no hemos sido mencionados en la denuncia, durante la investigación preliminar ni en la resolución misma”, dicen.

Dejar sin efecto sus exámenes, alegan, es un notorio agravio a sus derechos.

Se ha afectado a un colectivo por supuestos actos individuales que, según la investigación preliminar, no constituye falta alguna, por lo que no ha afectado la integridad, transparencia e igualdad de oportunidades en el concurso de selección y méritos

También advierten que están considerando no presentarse a un nuevo examen, lo que lograría que accedan, “no los mejores calificados”, otra clara muestra de que el acto administrativo de la resolución recurrida lograría resultados opuestos a sus fines.

Funcionario que hizo de profesor

Juan Tomás Fonseca, funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores, es sujeto de sumario administrativo en estos momentos, debido a que estando en servicio de la secretaría general, fungió de profesor de al menos dos de las postulantes que se encuentran entre los diez con mayores puntajes y que son las que, en consecuencia, lograron el ingreso a la carrera. Supuestamente, Fonseca ayudó a prepararse a las aspirantes, percibiendo una remuneración a cambio. La situación se complicó porque el funcionario también actuó de veedor durante los exámenes del concurso.

Más contenido de esta sección
Gobierno ahora recién habla de un saldo de USD 494 millones para garantizar programas sensibles. Luego de varias horas de discusión, las autoridades del Ejecutivo se abrieron a las exigencias de estudiantes.
Tras más de siete horas de debate en la mesa de diálogo, que en algunos momentos fue tenso, los estudiantes y las autoridades firmaron una carta de compromiso para establecer mesas de trabajo con todos los representantes de los programas afectados por la eliminación del Fonacide. La firma del documento se dio después de la insistencia de los universitarios.
Hubo tibia reacción del Gobierno que solo convoca para mañana a una reunión con universitarios. Hubo un encuentro con el cardenal Adalberto Martínez para analizar crisis social que sigue latente.
El crimen organizado transnacional y el narcotráfico “eliminan a cuanta autoridad independiente exista” y solo un espacio sin Estado de derecho les garantiza impunidad, dice Alarcón.