Nacionales

Condenan en España a dueño de un club y a una paraguaya que traficaban compatriotas

La Audiencia Provincial de León en España condenó por trata de personas a un español y a una paraguaya, debido a que traficaban mujeres paraguayas para explotarlas sexualmente en el país europeo.

Un hombre de nacionalidad española, propietario de un club de alterne nocturno, junto con una paraguaya fueron condenados a 20 años de cárcel por trata de personas en España, tras haber sido hallados culpables de traficar mujeres paraguayas bajo engaños con fines de explotación sexual.

La condena se desprende del Operativo Jardín que llevaban adelante desde el 2021 la Fiscalía de Paraguay en conjunto con su par del país europeo, en el marco de una cooperación internacional en el combate a la trata de personas, según informó el Ministerio Público a través de sus redes sociales.

https://twitter.com/MinPublicoPy/status/1555974065927618567

Fue la Audiencia Provincial de la ciudad de León de España la que condenó a ambas personas, así como también dispuso el pago de una indemnización a favor de cada una de las cinco víctimas que fueron identificadas.

Una causa también fue abierta en Paraguay por el mismo hecho, cuya investigación está a cargo de la fiscala María Isabel Arnold, mientras que ya fue detenida y acusada una mujer, así como ya se elevó a juicio oral y público el caso.

La investigación por parte de ambos países se inició cuando se detuvo al propietario del local y a la compatriota, quienes operaban con el mismo esquema desde el año 2010.

Le puede interesar: ¡Date cuenta que es un cuento! quiere hacer visible la trata de personas

La mujer de nacionalidad paraguaya era la encargada de captar a mujeres paraguayas a través de promesas laborales fraudulentas, para luego ser explotadas sexualmente.

Tras la detención, cinco connacionales fueron rescatadas del lugar y las mismas relataron el modus operandi de la pareja criminal, el cual se basaba en presionarlas para trabajar a fin de saldar la deuda que asumieron antes de llegar al país europeo, ya que los condenados les financiaron todo el viaje.

Dejá tu comentario