clientelismo

Romper con el clientelismo y apostar a la meritocracia 

Arrancamos un año eminentemente electoral y los caudillos políticos cuentan con una vasta clientela empotrada en el Estado para sus campañas. Ostentan como botín los cargos, que ofrecen en todos los niveles en la medida que el proceso electoral avanza y toma fuerza. Tienen el mal hábito de manejar arbitrariamente puestos o contratos en las diversas instituciones públicas para asegurar punteros. Se debe romper esta mala costumbre de solventar campañas a costa del erario. Las elecciones internas partidarias serán en diciembre, pero el cronograma electoral se inicia este mes. Los candidatos en carrera ya comenzaron a calentar los motores.