16 abr. 2024
Alberto Acosta Garbarino.jpg

Alberto Acosta Garbarino

Los eventos ocurridos la semana pasada en la Cámara de Senadores que llevaron a la pérdida de investidura de la senadora Kattya González fueron objeto de diversos análisis jurídicos y de encendidos debates políticos.
Este fin de semana se cumplieron 35 años del derrocamiento de la dictadura de Stroessner y del advenimiento de la democracia a nuestro país. En aquellos días, hubo una euforia indescriptible por el final de una larga etapa de represión y hubo una esperanza enorme de mayores libertades y de una vida mejor.
Alberto Acosta Garbarino, presidente de Dende.
La noticia política más importante de la semana pasada ha sido la decisión de la Cámara de Diputados de derogar el Convenio firmado por el Paraguay con la Unión Europea para el financiamiento del proyecto de transformación del sistema educativo de nuestro país.
Los acontecimientos de la semana pasada en el Congreso nos han mostrado descarnadamente a los ciudadanos la lamentable calidad ética e intelectual de una gran mayoría de nuestros nuevos representantes.
Los resultados de las últimas elecciones han generado un cambio radical en el escenario político de nuestro país, fortaleciendo a un Partido Colorado que ha ganado todo, debilitando a una oposición que ha perdido todo y sorprendiendo con la aparición de un tercer sector antisistema.
De acuerdo a las declaraciones del futuro ministro de Hacienda, Carlos Fernández Valdovinos, uno de los principales proyectos que el próximo gobierno impulsará será la creación del Ministerio de Economía y Finanzas.
Las últimas elecciones nacionales infligieron a los partidos de la oposición la peor derrota de toda la era democrática, perdiendo en forma apabullante en los comicios para elegir presidente, senadores, diputados y gobernadores.
Por ética, este espacio de opinión que tengo desde hace más de veinte años nunca lo utilizo para escribir sobre temas personales o de interés particular. Hoy hago esta excepción porque el viernes recibí la triste noticia del fallecimiento de un amigo muy querido, Alfredo Steinmann.
En mi artículo anterior había expresado mi preocupación con los grandes problemas de gobernabilidad que tendría el presidente que sea electo el próximo 30 de abril.