21 feb. 2024

Aumento del impuesto al tabaco beneficia a la salud

Esta semana se elevó el impuesto al tabaco del 18% al 20% para compensar parcialmente la reducción del impuesto selectivo al consumo de combustibles. Esta medida, más que paliativa, tiene un fuerte impacto positivo en la salud de la población así como en las finanzas públicas, tanto porque recauda como porque tiende a reducir el consumo y con eso la prevalencia de muchas enfermedades con alto costo para la salud pública. Aún con este aumento, Paraguay se encuentra todavía muy por debajo de los niveles recomendados a nivel mundial.

El tabaco es una de las causas más importantes de enfermedades, cuyo tratamiento es altamente costoso para la sociedad, tanto en términos sanitarios como económicos. En el ámbito de la salud, el sector público, las aseguradoras privadas y los hogares enfrentan altos niveles de gasto cuando deben hacer frente a patologías derivadas del tabaquismo.

En el ámbito económico, se traduce en ausentismo y muerte en edad productiva, lo que genera la pérdida de los ingresos de ese proveedor. Está de más señalar que las vidas no tienen precio, por lo que más allá del problema económico está la pérdida o el sufrimiento de las personas.

La evidencia empírica proveniente de las investigaciones tanto en universidades como en organismos internacionales, relativa al vínculo entre impuestos y consumo de tabaco, es contundente. A mayor tasa de impuestos, menor consumo, lo que a todas luces es un objetivo deseable para la sociedad.

Los estudios indican que un aumento del precio de 10% reduce el consumo en 4%, por eso, un incremento del impuesto conduce a elevar el precio y con ello no solo contribuye a la recaudación sino también al desincentivo.

Estos dos roles de la política tributaria son fundamentales en este tipo de productos dañinos dada su importante externalidad negativa. Es decir, no solo causa daño a quien lo consume sino también a la sociedad que debe asumir los costos de la enfermedad. Además, contamina el medioambiente de todos quienes le rodean al fumador cuando expele el humo.

Los estudios muestran que la política tributaria es la de mayor efectividad, especialmente en la juventud ya que son ellos quienes más reducen su consumo cuando los precios se elevan. Es decir tiene bajo costo y alto impacto, lo cual la hace comparable con la política de vacunación infantil en términos de años de vida saludable salvados en relación con el costo de implementación.

En más de cuatro de cada cinco países de ingresos altos, los impuestos al tabaco oscilan entre un 51% y un 75% del precio minorista, mientras que en menos de la cuarta parte de los países de ingresos bajos y medianos se aplican al tabaco impuestos de esa magnitud.

Chile, Cuba y Venezuela siguen siendo los únicos países de la región que aplican impuestos por encima del 75% del precio de venta al por menor. Un aumento de un 70% del precio del tabaco permitiría prevenir hasta la cuarta parte de las defunciones relacionadas con el tabaco.

Las recaudaciones provenientes del tabaco permiten disponer de fondos para aplicar y hacer cumplir las medidas de control del tabaco y financiar otros programas de salud pública y de carácter social. En Paraguay, los ingresos procedentes del tabaco no permiten financiar los gastos de las actividades de control y los costos de los servicios de salud asociados a las enfermedades producidas por el tabaquismo.

Por lo tanto, a pesar del aumento de esta semana, seguimos estando entre los países de tasas y recaudaciones más bajas a nivel mundial. Paraguay tiene una deuda pendiente en materia de salud pública en este sentido, que debe ser subsanada paulatinamente hasta llegar a los promedios de los países desarrollados.

Más contenido de esta sección
Creado hace 81 años, el Instituto de Previsión Social tiene como finalidad brindar asistencia a sus asegurados en caso de enfermedad, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y proporcionar una jubilación o una pensión al trabajador titular. Es una institución fundamental para el trabajador, y ha quedado demostrado que es imprescindible, a pesar inclusive de la corrupción y la mala gestión que consume sus recursos. Urge recuperar IPS para la mejor asistencia y asegurar a miles de paraguayos una digna jubilación.
Ya no quedan dudas de que la democracia en Paraguay está en riesgo. En la Cámara de Senadores, el sector colorado cartista y sus satélites no solo forzaron un reglamento para lograr la pérdida de investidura de una senadora de la oposición, sino que además resulta preocupante que lo hayan hecho como una forma de acallar voces críticas. Pasar por encima de la Constitución Nacional y pretender la uniformidad de todas las ideas y opiniones no es democracia. Están a un paso de causar un quiebre, y eso la ciudadanía no debe permitirlo.
El alto peso de las remuneraciones en el total del gasto público siempre llama la atención de la ciudadanía, a pesar de que con respecto a otros parámetros está por debajo de los estándares internacionales. Esto no sería un problema si fuese acompañado por calidad en la gestión pública, lo cual nunca será posible sin una carrera seria y rigurosa en la función pública basada en méritos y resultados de la gestión. Los casos de nepotismo muestran la fuerte injerencia político-partidaria en las decisiones que se refieren a los recursos humanos.
El contexto económico internacional cambió con respecto a los últimos años. La demanda externa favoreció a Paraguay como productor y exportador de commodities de bajo valor agregado y calidad. Hoy, el mundo exige estándares de calidad a la producción y la juventud paraguaya busca empleos en mejores condiciones que en el pasado. Esos resultados solo son posibles con emprendimientos e inversiones productivas, lo que a su vez exige seguridad jurídica, una condición debilitada por la actuación irresponsable de los políticos.
La seguridad laboral no puede ser considerada como una concesión a los trabajadores, pues es uno de los derechos básicos. En la última semana, hubo dos accidentes en fábricas por fuga de amoníaco. Uno dejó dos fallecidos y decenas de heridos; un obrero resultó herido por el derrumbe de un silo y varios obreros quedaron atrapados en un edificio en construcción debido a un incendio. El Estado debe asumir su rol y garantizar que las empresas cumplan con los estándares de seguridad y protejan la vida de los trabajadores.
Después de observar la manera en que la mayoría colorada cartista y sus satélites operaron para lograr la pérdida de investidura de la senadora opositora Kattya González, resulta más que evidente que esta mayoría parlamentaria podría, si así lo quisiese, resolver de manera expeditiva el tema del nepotismo o formular desde esa instancia algunas respuestas a algunos de los más acuciantes problemas que aquejan al país. No cabe, sin embargo, en este tema ninguna dosis de ingenuidad cuando la fuerza termina imponiéndose a la razón.