Nacionales

Agentes Antiabigeato salvan a una mujer de ser asesinada por su pareja

Agentes de la División Antiabigeato de la Policía de Itapúa, evitaron un feminicidio cuando se encontraban realizando patrullas en la zona de Santísima Trinidad, departamento de Itapúa.

Antonio Rolin Por Antonio Rolin

Según el informe, los uniformados de la División Antiabigeato de la Policía de Itapúa, observaron a un hombre en actitud sospechosa junto a una mujer, cuyo gesto alertó a los agentes.

Los agentes se percataron que la mujer se apretaba el cuello y tenía manchas de sangre, mientras que el hombre tenía un cuchillo en la mano, por lo que procedieron a reducirlo y detenerlo. La mujer presenta heridas cortantes en el cuello.

El detenido fue identificado como Francisco Javier Ortiz Balmaceda de 24 años, en tanto que la mujer como Mirta Belén Cabrera Aranda. Todo indica que el sujeto intento degollar a la mujer y la estaba llevando hacia una zona boscosa para ejecutarla con el machetillo, según la Policía.

El hecho se registró a las 17.30 horas aproximadamente en la vía pública de la localidad de Trinidad, tramo casco urbano a la Compañía Kapi’ivary, a unos 1000 metros del Río Paraná, donde los Agentes del Departamento de Lucha Contra el Abigeato se encontraban realizando patrulla preventiva y visualizaron al hombre en actitud sospechosa junto a la mujer.

Al acercarse a la pareja, el hombre reaccionó en forma violenta por lo que los policías lo redujeron e incautaron cuchillo de aproximadamente 30 cm de fabricación casera. Asimismo, del lugar fue incautada ropas de mujer con manchas de sangre.

Asimismo, los intervinientes observaron que la víctima sostenía su mano por el cuello y tenía manchas de sangre, por lo que de inmediato procedieron a auxiliarla con apoyo de personal de la Comisaría 30° Trinidad hasta un Centro Asistencial para que reciba la atención médica.

Francisco Ortiz, quedó detenido y fue trasladado hasta la sede de la Comisaría 30 de la mencionada localidad, por disposición de la Fiscal de Turno Liliana Galeano.

Dejá tu comentario