23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
32°
Jueves
Despejado
25°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Muy nublado
20°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
lunes 17 de abril de 2017, 11:33

Paraguayos denuncian por maltrato a embajadora peruana

A la denuncia por maltratos, de ciudadanos peruanos en contra de la embajadora de su país en Paraguay, María Cecilia Rozas Ponce de León, se suman las quejas de paraguayos que recurrieron a la Cancillería Nacional ante amenazas de ser desvinculados de sus puestos de trabajo.

En el documento, los paraguayos piden al canciller Eladio Loizaga que advierta a su par peruano sobre las penurias que pasan los funcionarios a cargo de la embajadora Rozas, quien, según los denunciantes, se refiere a las funcionarias como "paraguayitas" y "ligeras".

La diplomática fue cesada de sus funciones, pero los empleados a su cargo temen ser desvinculados antes de su salida del país, como represalia.

Según el escrito, Rozas había solicitado a los encargados de mantenimiento de equipos informáticos Javier Acosta y Gustavo Báez que intervengan los teléfonos celulares y hackearan las cuentas de Facebook. También les pidió que firmen un documento en que confesaban que los empleados de la Embajada eran los responsables de la difusión del documento por el cual la cesan de sus funciones. Los informáticos no aceptaron las condiciones y, como consecuencia, fueron desvinculados de la institución.

Pero el nuevo personal, identificado como Arturo Daniel Garcete Morínigo, accedió a la exigencia y firmó el escrito enviado a la Cancillería peruana.

Los paraguayos niegan las acusaciones de conspiración y argumentan que el despido de la embajadora se debe simplemente a su mala gestión y a la queja de maltrato a empleados que se hizo eco en el Congreso de Perú.

Una de las funcionarias era la ciudadana peruana Milagros de la Torre, quien renunció a la institución y emprendió una querella contra la embajadora por difamación y calumnia, al acusarla de promover una campaña en su contra. En su caso, no le pagaron salarios, aguinaldo y lo correspondiente a vacaciones durante la gestión de Rozas.

El escrito señala que alrededor de 20 empleados fueron despedidos o renunciaron porque no soportaron las humillaciones de la diplomática.

De acuerdo a testimonios que recogió Panamericana Televisión, uno de ellos, José Montes, incluso escapó de Paraguay aprovechando un feriado, en tanto que otro denunció que llegó a trabajar hasta 16 horas al día.

Al mismo medio Rozas negó que fuera racista y cometiera abuso de poder. Dijo que hubo buen trato en la sede diplomática y agregó que incluso recibiría una condecoración del Gobierno paraguayo.

Embed
"Queremos que usted conozca mejor de las bajezas a las que está acostumbrada esta mala representante diplomática del Perú, que ha venido a tratar son soberbia y autoritarismo a todos los que considera que no estamos a su altura, y que incluso se ha enemistado con muchos miembros de la comunidad peruana, quienes ya han enviado sendas denuncias en contra de ella a su Gobierno, por su hostil y altanera actitud", expresa el documento dirigido a Loizaga.

Los funcionarios de nacionalidad paraguaya refieren que su actitud es diferente a la de sus predecesores Enrique Palacios y Jorge Lázaro, quienes se destacaron por querer el Paraguay y ser buenos jefes.