24 de agosto
Jueves
Despejado
24°
36°
Viernes
Despejado
23°
34°
Sábado
Muy nublado
21°
35°
Domingo
Mayormente nublado
22°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
lunes 24 de abril de 2017, 02:00

“La ciudadanía sigue atenta y no dejará pasar ninguna violación”

El abogado y ex congresista sostiene que el presidente Cartes aún está a tiempo de llamar a una constituyente y al mismo tiempo a abocarse a los temas de Estado, como salud, seguridad, educación y los tratados de Yacyretá e Itaipú.

Patricia Vargas

@patriciavargasq

En esta entrevista Mario Paz Castaing hace un análisis sobre lo acontecido en las últimas tres semanas que se inició con el intento de la aprobación del proyecto de la enmienda en busca de la reelección presidencial. El ex legislador sostiene que el hecho de que el miércoles pasado los diputados hayan enviado el texto a las comisiones asesoras correspondientes significó la "legalización" del atropello a los reglamentos y a la Constitución Nacional. El proceso de la enmienda aún sigue en pie.

–¿Qué consecuencias cree que dejó el intento de estudio de la enmienda, tanto en lo que afecta al país como a la política en particular?

–Un daño institucional muy fuerte. Hicieron un flaco favor a la República partiendo, desde luego, de usar una vía inadecuada para tratar de sustituir la voluntad del constituyente. Lo más grave de todo, aparte de las víctimas del 31 de marzo y 1 de abril entre ellos la muerte de un joven, es el atropello a los reglamentos y la Constitución cuando se trata de un proyecto de ley que ahora, entre comillas, quedó legalizado al enviar a comisiones. Mañana puede venir un avivado y puede usar ese precedente nefasto. Es un mecanismo inviable lo que intentaron utilizar. Esos son daños muy fuertes. La gente en las calles puso el freno a las ambiciones desmedidas.

–¿A nivel internacional quedó afectada la imagen de Paraguay con estos sucesos?

–Nos produjo un daño importante, pero no tan fuertes como para que a nivel internacional esto nos afecte, gracias a que Cartes reaccionó y logró descomprimir el deterioro. Lastimosamente sí estuvimos una vez más en la prensa internacional porque era imposible esconder que incendiaron el Congreso, que había manifestaciones y que hubo un muerto. Justo ocurrió en un momento en que estamos dando pasos importantes como país donde nos estamos mostrando muy competitivos ante el mundo.

–¿El mensaje del Papa y la posición de cierto sector de la Iglesia en Paraguay fueron detonantes para que el presidente Cartes cambie de posición y desista de su reelección?

–No sé si fue solo lo del Papa. No se debe reducir solo a un factor. Sin dudas que influyó también lo del Papa, lo del representante de la Embajada, Francisco Palmieri, secretario adjunto del Departamento de Estado de los EEUU, y hasta del propio Luis Almagro (secretario general de la OEA) que en esos días ya anunció su presencia en Paraguay. El funcionario de la Embajada vino para enterarse y saber a fondo lo que pasaba en el país y todos saben eso. Querían (los EEUU) saber lo que pasó. Probablemente todo esto se sumó con las internas de la ANR, la gente en las calles, para que el presidente tomara la decisión. Hay que valorar eso, aunque hay sospechas o especulaciones de lo que podría pasar con el proyecto en Diputados. Lo que hizo Cartes fue renunciar a un derecho que no tenía, pero fue un buen gesto al fin.

–Usted habla de sospechas respecto al proyecto. ¿Cree que la gente se siente burlada atendiendo que el presidente retiró su intención de ser reelecto, pero sus legisladores votaron para que el texto sea introducido a comisiones?

–No debió tener ni siquiera entrada en Diputados. Es un nefasto precedente. No sabemos quién más adelante puede inventar un procedimiento y utilizar este procedimiento. Se debe dar un corte definitivo para despejar las especulaciones. Es importante ponerse a mirar ahora sobre las necesidades más importantes de la gente, como la salud, educación, seguridad, las viviendas, el Tratado de la Itaipú, Yacyretá y otros varios temas.

–¿Qué debe hacer ahora el presidente?

–Cartes debe reunirse con los actores importantes de la política para pactar una Constituyente y ver cuáles serán los puntos más importantes a reformar porque acá no se trata solo de hablar de la enmienda. Se debe hacer a sabiendas de la ciudadanía.

–¿Se debería realizar una gran reforma de los artículos que ya están desfasados o que generan diferentes interpretaciones?

–No se pueden reunir solo por la enmienda. Yo quiero hablar de la reforma judicial, por ejemplo, de la reforma política bien entendida, pero no con un documento con el que se pretendió llevar adelante la enmienda. Quiero hablar del mandato de los legisladores, por ejemplo.

–Aparentemente, ciertos sectores políticos tenían como un descreimiento en la posibilidad de movilización ciudadana. ¿Usted lo vio de la misma manera?

–Subestimaron la capacidad de movilización de la ciudadanía. Se movió la sociedad civil sin que los partidos hayan puesto su estructura. Imagino que los actores pro enmienda sabían que los partidos se moverían como dirigencia pero no previeron que la sociedad civil despertaría e iría a las plazas de manera voluntaria.

–¿Hay algo positivo que se puede sacar de todo lo sucedido?

–Si tenemos que sacar algo positivo es que la ciudadanía sigue atenta y no dejará pasar ninguna intención de violación del orden democrático. Hay un despertar ciudadano que ya no será fácil de acallar.

–Los referentes políticos pro enmienda, en su momento, acusaron a periodistas de lograr esta movilización. ¿Puede ser posible que la gente se mueva y obedezca un supuesto pedido de manifestación?

–No creo que la gente se mueva porque un periodista lo pida o no. La fuerza de los medios es solo comunicar y es el ciudadano es el que decide si quiere ir o no. No todas las manifestaciones anunciadas por los medios han tenido respuesta colectiva. Eso pasa porque la gente se mueve solo cuando cree que hay necesidad de hacerlo.

-El atraco al PLRA. ¿Alguna vez se imaginó que se viviría algo como esto?

-Fue inédito lo que pasó. No recuerdo un gobierno que haya echo esto. Incluso durante la dictadura nunca se invadió un recinto partidario. Es como si entraran a tu casa sin orden judicial. Es un precedente muy negativo. Hay que buscar a los autores morales, materiales y cómplices de este hecho, así como los autores morales, materiales y cómplices de la quema del Congreso. Cuando más seria sea la investigación, habrá posibilidad de recuperarnos.

–¿Quién es la figura más desgastada? ¿El presidente Cartes, Lugo, Llano, tal vez Efraín Alegre?

–Evidentemente hay un desgaste. Primero por el curso natural de los acontecimientos. El más perjudicado es el senador Fernando Lugo, porque representó algo diferente y terminó mezclándose con lo que él prometió no ser. Cartes hace cosas interesantes en el Gobierno, pero se expuso con esta intención política y desdibujó su gestión de Gobierno. Sin embargo, tiene aún 17 meses de mandato y hay tiempo de abocarse a cuestiones de Estado.