16 de agosto
Miércoles
Mayormente nublado
13°
26°
Jueves
Despejado
16°
27°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
28°
Sábado
Tormentas
16°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
lunes 7 de agosto de 2017, 01:00

Expertos opinan sobre qué es mejor: Tabletas o libros de textos en la Media

Hay más coincidencias que diferencias, pero dos pedidos en particular son los que marcan las movilizaciones que anuncian diferentes gremios estudiantiles en este agosto.

La Federación Nacional de Estudiantes Secundarios (Fenaes) exige al Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), la entrega de tabletas para la Educación Media. Mientras, los de la Unión Nacional de Centros de Estudiantes del Paraguay (Unepy) se oponen a este tipo de adquisiciones porque aseguran que no será un programa masivo que alcance a todo el país.

El profesor universitario e investigador Melquiades Alonso se mostró a favor de la implementación de tecnología en los colegios públicos, pero solo si se planifica su uso en las aulas y como herramientas para las tareas extraescolares. “Que el pedido de los estudiantes se tome en serio desde el Ministerio, con esto no se puede improvisar”, opina el docente.

Para los de la Unepy, precisamente, la falta de planificación desde la cartera es lo que les genera rechazo. Además apuntan que de darse un plan piloto, las computadoras no llegarían al interior.

“El interior siempre es excluido de este tipo de programas”, lamentó Sebastián Ocampos, uno de los voceros de la organización.

Melquiades Alonso sostiene que se debería preparar un proyecto piloto para ver qué ventajas tiene en los colegios la introducción de tabletas.

Ventajas. Entre los beneficios que puede tener la tableta está el precio. Un solo libro cuesta por lo menos G. 50.000, a lo que hay que agregar las tarifas de distribución, sostiene Melquiades. Si la tableta funciona y es de calidad, el mismo alumno puede usarla durante su paso por los tres años de la Educación Media.

Otro punto a favor es la posibilidad de que cada joven pueda llevar los aparatos al hogar. “El docente puede pedirle investigaciones sobre medioambiente, que filmen, pueden hacer fotografías y presentar luego hasta documentales en el colegio”, agrega.

Mauricio Kiese, vocero de la Fenaes, asegura que el hecho de que los libros de texto no figuren entre sus reivindicaciones, no implica que rechacen estos insumos. “Que la tecnología llegue por lo menos a un plan piloto”, sostiene.

Entre los motivos que podrían mencionarse como desventajas, el investigador Francisco Giménez indica que todos los proyectos tecnológicos implementados en la región no dieron los resultados esperados por la gente.

“Si es para reemplazar textos nomás no sirve, no vale la inversión”, dice Giménez, asesor de educación en la Cámara Baja del Congreso.

Aclara que sin capacitación a los docentes tampoco se puede aspirar a conseguir una mejora en la educación a través de la utilización de tabletas en las escuelas o colegios oficiales.