8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
viernes 28 de octubre de 2016, 07:01

Escrache llegó a los tres diputados liberales acusados de cartistas

Los diputados liberales Fernando Nicora, Milciades Duré y Gustavo Cardozo fueron escrachados en sus viviendas a huevazos y papel higiénico por haber apoyado la iniciativa colorada de postergar el tratamiento de la enmienda hasta después de la convención de la ANR.

El primer diputado Milciades Duré fue el primer escrachado en la noche del miércoles por miembros de la juventud liberal, quienes fueron hasta su residencia, en Fernando de la Mora, para cubrirla de papel higiénico y huevos.

Al día siguiente amaneció con custodia policial la vivienda de Gustavo Cardozo en Ciudad del Este, donde también llegó un grupo de manifestantes que protagonizó incidentes con los agentes. El ex concejal liberal Atilio Alegre y actual convencional del Partido Liberal Radical Auténtico fue uno de los que encabezaron el escrache al parlamentario, con el concejal Miguel Martínez de Minga Guazú.

Por la noche, le tocó el turno a Fernando Nicora, los jóvenes de su partido hasta hicieron pintata por las paredes de su casa, ubicada en Lambaré. Los uniformados de la Comisaría 16.ª Central acudieron al lugar y advirtieron que aprehenderían a los responsables.

Lea más: Procesos judiciales contra los diputados Nicora y Duré continúan paralizados

La oposición pretendía tratar el miércoles el proyecto reelección vía enmienda para rechazarlo y evitar así cualquier oportunidad que pudiera tener Horacio Cartes de pujar por un segundo periodo presidencial. Sin embargo, estos tres liberales, que habían sido suspendidos en su partido, acompañaron la propuesta de los cartistas para postergar por 8 días el estudio del proyecto, justo después de la convención colorada, donde se prevé que haya un mandato imperativo para los diputados, incluyendo los disidentes, de votar por la reelección bajo la amenaza de ser sancionados.