4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 1 de septiembre de 2016, 01:00

El eterno actor secundario que trepó a la presidencia

Cuando avistaba el ocaso de una vida política entre las bambalinas del poder, Michel Temer cambió de planes. Ya no quería las sombras, el vicepresidente quería gobernar Brasil y acabó subiéndose al sillón de Dilma Rousseff.

Culminada la caída ante el Senado de la que fuera su aliada durante media década, este estratega de 75 años, de andar erguido y aire distante, juró su cargo el miércoles como el gobernante del quinto país más poblado del mundo hasta el final del 2018.

El objetivo de llegar al poder lo trazó hace meses, por décadas le rehuyó. Y, ahora, todos los focos apuntan a quien fue descrito como “mayordomo de una película de terror” por parte de un viejo enemigo político.

La primera señal fue cuando se quejó de ser un “vicepresidente decorativo” de Rousseff y el golpe definitivo llegó a finales de marzo cuando orquestó la salida de su poderoso PMDB (centro-derecha) del gobierno agonizante.

El mandato de su compañera de fórmula quedó entonces herido de muerte y, en poco más de un mes, Temer era ya el presidente interino de Brasil, a la espera de que se concretara la destitución.

Ese día llegó. En una ceremonia breve, después de tomarse selfies con los senadores que lo llevaron al poder, asumió sin dar discursos. afp