22 may. 2024

Proyecto pretende elevar a 8 años de cárcel el maltrato animal

La Dirección Nacional de Defensa, Salud y Bienestar Animal presentó este jueves el proyecto de ley que modifica la Ley de protección animal y aumenta la expectativa de pena a 8 años de prisión para los que maltraten a animales domésticos.

Maltrato animal.png

La ley vigente establece una expectativa de pena máxima de 2 años para los que maltraten a animales domésticos.

Foto: Gentileza

El proyecto de ley que modifica la Ley 4840/13 y su modificatoria 5892/17 fue presentado al presidente de la Cámara de Senadores, Óscar Salomón. El documento plantea elevar la pena de prisión para los maltratadores de animales.

La propuesta fue presentada por el director Nacional de Defensa, Salud y Bienestar Animal, Juan Manuel Enciso, y un grupo de ciudadanos que luchan contra este tipo de situaciones.

Nota relacionada: Habrá cárcel por el maltrato animal

Desde Bienestar Animal sostienen que, actualmente, la normativa vigente establece una pena máxima de 2 años, con lo que los maltratadores no van a la cárcel, por esta razón se plantea aumentar esa expectativa de pena a 8 años.

La modificación propone calificar el maltrato animal como un crimen para que los autores vayan a la prisión sin opciones a medidas alternativas, un pedido reiterativo desde las comunidades animaleras del país.

También puede leer: Rescatan a perra que habría sido víctima de zoofilia

En el 2017 fue promulgada la Ley 5892, que modifica los artículos 10 y 38 de la Ley 4840/13, de Protección y Bienestar Animal, y se establecieron nuevas penas para quienes maltraten a las mascotas.

La normativa actual determina la pena de dos años de cárcel a personas que sin ningún motivo matan a las mascotas domésticas o las maltratan física y sicológicamente. También se consideran los casos de zoofilia, de abandono, la cría y la comercialización de animales sin licencia ni el permiso correspondiente.

Lea también: Hombre mata a tiros a dos perros que habrían ingresado a su casa

En el caso de que se diera un accidente vehicular en donde una mascota doméstica resulte herida o muerta y no exista intención por parte del conductor, la pena no se aplicará. La omisión de auxilio sí se encuentra entre las acciones posibles de recibir la pena.

Si se diera la situación en donde un perro ataque a alguna persona y por defensa propia el afectado mate al animal, no será considerado culpable. Por su parte, la pena recaerá sobre el dueño del animal por tenerlo de manera irresponsable. La pena sería la prohibición de tener mascotas por un plazo de hasta diez años.

Lea más en: Primer condenado por matar a machetazos a un perro

En el caso de los caballos utilizados para estirar los carros de madera, la ley no los considera como animales domésticos; sin embargo, existe multa por maltrato y ordenanzas que prohíben que sean usados de ese modo en algunos municipios.

En junio de este año se logró condenar por primera vez a un hombre con la pena máxima de libertad de dos años, pero el condenado fue beneficio de la suspensión a prueba de la ejecución de la condena, por lo que no fue a prisión.

Más contenido de esta sección
Un taguato común, conocido como el ejemplar rupornis magnirostris, fue rescatado por bomberos voluntarios de Ñemby. El ave se habría lastimado el ala con una trampa al intentar cazar una presa.
Un total de cinco guacamayos de colores azul y amarillo (Ara ararauna), nacieron en el Centro Ambiental Tekotopa de Itaipú Binacional. Dos de estos pichones, provenientes de una pareja, vieron la luz en diciembre y recientemente salieron del nido. Los otros tres, nacidos en marzo, aún no salieron.
Científicos argentinos junto a Greenpeace presentaron este lunes el Proyecto Yaguareté, un plan para garantizar la supervivencia y recuperación de esta especie en el Gran Chaco argentino, el segundo pulmón de América detrás de la Amazonía y donde solo quedan 20 ejemplares de este felino.
Coli, el yaguareté paraguayo que vive en el Parque Nacional de Iberá, en Corrientes, Argentina, tuvo su primera camada de cachorros en un exitoso proyecto de reintroducción de la especie de felinos.
Escondido en las montañas del norte de Taiwán, existe un pueblo que dejó atrás décadas de explotación minera para rendirse al amor por los gatos: Houtong.
Cientos de mascotas han sido rescatadas del agua desde que empezaron las inundaciones en el sur de Brasil. Mojadas y nerviosas, muchas han sido acogidas en refugios creados sobre la marcha mientras esperan un nuevo hogar.