Nacionales

Policía baleado está grave pero estable en el Hospital Rigoberto Caballero

El agente de la Policía Nacional que resultó herido en un atentado registrado en la Comisaría 15ª Sargento José Félix López, ex Puentesiño, en el Departamento de Concepción, está grave pero estable en el Hospital Rigoberto Caballero, en Asunción.

Se trata del suboficial inspector Pedro Milciades Jara Bazán, quien está internado en el Hospital de Policía Rigoberto Caballero, en donde se encuentra grave, pero estable, informó Telefuturo.

El agente recibió un disparo de arma de fuego en el glúteo, con salida en el abdomen y fue intervenido quirúrgicamente en horas de la madrugada de este martes en el Instituto de Previsión Social (IPS) de Concepción.

Lea más: Fiscalía desconoce móvil y a los atacantes de la Comisaría de Puentesiño

Alrededor de las 11.00 fue trasladado a la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) de Concepción en donde estaba estable. Sin embargo, posteriormente, los médicos procedieron a ordenar su traslado hasta la capital del país.

Sus familiares se quejaron por la falta de garantías que tienen los uniformados y por la falta de medicamentos.

Su hermana, Justina Jara, contó que alrededor de las 23.00 su hermano fue baleado y que recién a las 4.00 lo llevaron al hospital del IPS, en donde denunció que no había medicamentos.

Nota relacionada: Ataque a Comisaría de Puentesiño deja un muerto

Además, mencionó que no había farmacias abiertas para comprar medicamentos en Concepción.

El caso

El atentado contra la sede policial se registró este lunes, aproximadamente a las 22.40, en el cual resultó víctima fatal el suboficial principal Ramón Ávalos Pereira, de 42 años, quien falleció a consecuencia de un disparo que recibió en la cabeza.

Además, resultó herido el suboficial inspector Jara Bazán, quien fue auxiliado en una ambulancia del centro de salud local hasta la ciudad de Concepción.

Según el informe policial, los autores eran tres a cinco personas desconocidas que habrían llegado al lugar a pie desde atrás de la sede policial y tras el ataque se dieron a la fuga.

La fiscala Carolina Quevedo informó que aún se desconoce el motivo del hecho y a los autores.

Comentó que pudieron incautar en un primer momento 25 casquillos y después haciendo otro recorrido más minucioso encontraron otros 18 más hacia el fondo de la sede policial, totalizando 43 casquillos hallados.

La fiscala comentó también que el autor del disparo o los autores estaban a 20 metros aproximadamente de las víctimas, quienes no contaban con sus armas de fuego, porque ya estaban "distendidos, sentados", disponiéndose a entregar su guardia, por lo que no tuvieron tiempo de repeler los balazos.

Dejá tu comentario