18 abr. 2024

Persistir con los cuidados para evitar afecciones respiratorias

Hace dos años Paraguay comenzaba a vivir una pesadilla antes desconocida. La pandemia llegó muy pronto al país y la difícil decisión de cerrar todo fue polémica. No obstante, las restricciones, los cuidados sanitarios implementados y la responsabilidad de la población en el lavado de manos, distanciamiento y uso de tapabocas colaboraron para que el contagio masivo no se hiciera realidad tan pronto. Hoy es oportuno recordar aquellos días en que precisamente estos cuidados fueron el elemento fundamental, si bien no para detener los contagios, sí para evitar otras enfermedades. Conservemos la disciplina y mantengamos las buenas nuevas costumbres sanitarias adquiridas, esto en cuanto al lavado de manos e incluso el uso de las mascarillas. Las afecciones respiratorias de esta temporada son siempre una amenaza para las personas y para nuestro sistema de salud.

Los cuidados sanitarios que hemos adquirido durante la pandemia del Covid, que todavía no ha sido superado, pueden ayudarnos a evitar muchas afecciones prevenibles. Particularmente en esta época que se inicia, la llegada del otoño trae consigo un aumento de virus respiratorios, como la gripe de la influenza tipo A.

De hecho, ya desde la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA y su Hospital de Clínicas han comenzado a recomendar redoblar los cuidados para evitar la circulación viral y el contagio, sobre todo en escuelas y colegios. Señalan asimismo que es alto el riesgo de coinfección con el coronavirus.

Según la doctora Sara Amarilla, infectóloga pediátrica de la Cátedra y Servicio de Pediatría de la Facultad de Ciencias Médicas, se observa ya en estos momentos un alza de consultas respiratorias, lo cual se explica porque epidemiológicamente nos encontramos a pasos del inicio de la temporada de alta de circulación de virus a nivel comunitario. El propio Ministerio de Salud explicó que ya registran cuadros simultáneos de Covid-19 e influenza, dado que existe circulación paralela de ambos virus.

Por esta razón es fundamental mantener los cuidados, teniendo en cuenta sobre todo que finalmente después de dos años los niños y adolescentes han podido volver a la escuela, y la educación intenta recuperar el tiempo perdido. También la actividad económica se ha ido normalizando para recuperarse lentamente. Es mucho lo que la falta de salud le hace a una sociedad, especialmente las epidemias, las pandemias y las afecciones de temporada. En primer lugar impacta en la calidad de vida de las familias, porque afecta a la actividad laboral; repercute en las actividades económicas, y por último, pero no por eso menos importante, presiona sobre el sistema de salud. Se debe admitir que el nuestro soportó apenas la crisis del Covid-19.

Debemos persistir con los cuidados, pese a que el Parlamento está considerando —de manera apresurada— la derogación de la ley del uso de tapabocas, el uso de este elemento sigue siendo muy importante. Las autoridades parecen olvidar que gran parte de la población se moviliza a través del transporte público, y que este es de una pésima calidad. Los ciudadanos viajan apretados en unidades muchas veces sin la ventilación adecuada. El uso de las mascarillas evitará el masivo contagio de la influenza y del Covid-19, es por eso que se debe mantener la costumbre de su uso, en ambientes cerrados, poco ventilados y de multitudes.

Salud Pública debe hacer una buena campaña de vacunación contra la influenza, es su obligación. Ya ha quedado bien demostrado que las vacunas salvan vidas.

El país no se puede permitir que su población siga sufriendo por las deficiencias del sistema de salud. Se debe evitar a toda costa que las enfermedades respiratorias se propaguen y reduzcan los esfuerzos ciudadanos por superar la pandemia. Debemos conservar la disciplina y mantener las buenas nuevas costumbres sanitarias adquiridas, esto en cuanto al lavado de manos e incluso el uso de las mascarillas. Las afecciones respiratorias de esta temporada son siempre una amenaza para las personas y para nuestro sistema de salud.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.