13 jul. 2024

Necesitamos planes y políticas públicas contra la violencia

El Gobierno lanzó recientemente la Estrategia Integral para la Protección de la Familia, que contempla la evaluación de riesgos para la prevención de los feminicidios y un mayor involucramiento de la sociedad para eliminar la violencia dentro de las familias.

Resulta, sin dudas, positiva la iniciativa; no obstante, la misma debe ser mucho más que una campaña comunicacional, pues nos urge contar con políticas públicas basadas en la realidad y los datos. Sobre todo, es necesaria mayor eficiencia de las instituciones del Estado.

La iniciativa gubernamental denominada Estrategia Integral para la Protección de la Familia, que procura la evaluación de riesgos para la prevención de los feminicidios y un mayor involucramiento de la sociedad para eliminar la violencia dentro de las familias tuvo una positiva acogida, que nos habla de la gran necesidad de acciones para evitar que siga creciendo la violencia.


El proyecto fue impulsado por el Ministerio del Interior para proteger de manera integral a las familias, considerando el alto índice de violencia; la idea es lograr el involucramiento de la sociedad, los vecinos, docentes, tíos y primos en la detección de signos de violencia intrafamiliar, para poder dar aviso lo antes posible a las autoridades. Al mismo tiempo se lanzó la campaña “Hay excusas que matan” que alienta a la sociedad a denunciar casos de violencia que observen en su comunidad y no mirar a un costado.

Deben ser bienvenidas las campañas y planes para frenar la violencia; sin embargo, de parte del Estado son necesarios planes y sobre todo políticas públicas que puedan perdurar en el tiempo y no solamente campañas comunicacionales.

El año pasado, y según datos del observatorio del Ministerio de la Mujer hubo un total de 45 feminicidios en el país, y en los primeros cinco meses de este 2024 ya se tienen registrados 14 feminicidios. El Ministerio Público aportaba por su parte un dato estremecedor y preocupante: las denuncias por violencia familiar aumentaron un 200% en los últimos nueve años.

En el Paraguay disponemos de la Ley N° 5777 de Protección Integral a las Mujeres Contra Toda Forma de Violencia, una normativa que contempla 15 tipos de violencia por razones de género y tipifica el feminicidio. No obstante, la violencia familiar sigue siendo el segundo hecho punible más denunciado, superado apenas por los casos de robo agravado. Así lo corroboran los datos de la Coordinadora por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia (CDIA) que reporta 18.423 casos de abuso sexual infantil en los últimos cinco años; en promedio, una niña, niño o adolescente sufrió violencia sexual cada dos horas en Paraguay. Además, el 90% de los casos ocurren en el entorno familiar, por lo que esta organización considera importante la implementación de una Educación Integral de la Sexualidad.

En el lanzamiento de la campaña el presidente había remarcado: “Principalmente, tenemos que luchar contra la indiferencia, porque muchas veces recibimos las señales, vemos los indicadores y decidimos mirar hacia otro lado, y esto tiene que unirle a toda la sociedad paraguaya, que es cuidarle a la familia, cuidarle a las personas es fundamental. Lastimosamente, la violencia se ha ido normalizando”.

Ciertamente se debe luchar contra la indiferencia y la falta de compromiso y esto debería involucrar a la sociedad en su conjunto. Sin embargo, el primer paso debe estar en la capacitación y la mejor predisposición de las propias instituciones del Estado.

Recordemos que este 2024 se inició con un terrible episodio, una mujer fue asesinada, en un hecho de feminicidio que pudo haber sido evitado. De acuerdo con el testimonio de una amiga de la víctima, la Policía tenía conocimiento de la situación. El victimario disponía de antecedentes por violencia familiar, e incluso había sido detenido por esta causa en la Comisaría de Villa Elisa, y aunque en aquella ocasión quedó a disposición del Ministerio Público, fue nuevamente liberado.

Esta es la principal debilidad que se debe combatir, porque si se siguen dando casos de negligencia de parte de autoridades y funcionarios, una campaña mediática no va a evitar que aumente la cifra de feminicidios y niños abusados impunemente.

Más contenido de esta sección
Asunción y las ciudades vecinas que componen su área metropolitana abarcan un amplio territorio que alberga a un gran porcentaje de la población. Trabajadores y sus familias, estudiantes, ciudadanos viven en este espacio y padecen la mala calidad de los servicios, el desorden cotidiano del tránsito y el pésimo estado de las calles. Al final de una larga y agotadora jornada, el vecino que mora en estas ciudades se pregunta, ¿qué hacen sus autoridades municipales?, pues sus impuestos no se ven reflejados en la calidad de vida que reciben.
La aplanadora colorada junto con sus agregados está presta para dejar de lado la propuesta ciudadana de modificación de la ley que prohíbe el nepotismo en la función pública, una iniciativa popular que logró reunir 61.000 firmas de apoyo. El nuevo presidente del Congreso Nacional, el senador cartista Basilio Núñez, decidió que no se trata de una iniciativa popular, por lo cual tratarán su propio proyecto. Además, del temor de que suavicen las sanciones, preocupa el desprecio que muestra la clase política por las opiniones de la sociedad.
Datos oficiales señalan que, en los últimos cuatro años, los casos de violencia familiar aumentaron en un 50%. Asimismo, este delito, junto con el hurto y el robo, constituye de los más denunciados en el país. La paraguaya es una sociedad en la que se está naturalizando que la violencia sea la forma de resolver los conflictos, a través de amenazas, golpes, agresiones y tratos denigrantes. El Gobierno debe actuar con más eficiencia a través de las instituciones, y no solo presentar rimbombantes planes que al final quedan en la retórica.
El actual escenario político es el que se temía, cuando, tras las elecciones de 2023, se produjo el acaparamiento por parte de la ANR de los poderes del Estado. La aplanadora cartista ya ha demostrado antes sus intenciones, regalando impunidad a los suyos, torciendo incluso normas constitucionales como el caso del desdesafuero. Gran preocupación debe generar la intención detrás del proyecto de control, transparencia y rendición de cuentas de las organizaciones sin fines de lucro, que puede ser vista como un intento de controlar a la sociedad civil.
Pacientes que recurren al Hospital Distrital de Presidente Franco, en Alto Paraná, aguardan desde la madrugada, bajo la intemperie la oportunidad de acceder a un turno, y después de soportar la helada les informan que los médicos se ausentaron de las consultas; en el Instituto Nacional del Cáncer habían emitido una escandalosa resolución, en la que prohibían a los médicos la prescripción de medicamentos no registrados en el país. El Gobierno debe resolver de forma urgente todas estas situaciones de precarización de la salud pública.