15 jul. 2024

Ministra se llamó a silencio sobre casos de nepoturismo

28252433

Cercana. Angie Duarte forma parte del entorno del cartismo ligado a Nenecho.

ARCHIVO

La ministra de la Secretaría Nacional de Turismo (Senatur), Angie Duarte, se llamó a silencio luego de las publicaciones de denuncias de funcionarios que señalaban que bajo su gestión fueron contratados varios de sus familiares y también aliados políticos.

No hubo pronunciamiento de la institución ni de la ministra para aclarar sobre estos contratos en su administración, en un momento en de cuestionamiento hacia el abuso del nepotismo en las instituciones del Estado y del estudio del proyecto de Ley “De la función pública y la carrera del servicio civil”, que se encuentra en la Cámara de Senadores.

La normativa contempla criterios generales, como los concursos para el ingreso, los cargos de confianza, entre otros, y evita que familiares sean nombrados.

Este nuevo proyecto forma parte de las reformas que el Poder Ejecutivo lleva adelante junto con el proyecto de Organización de la Administración Pública. A través de estos cambios, el actual Gobierno busca establecer reglas claras para el ingreso, ascenso y promoción en el sector público, a fin de elevar su eficiencia y jerarquizar al funcionariado.

Denuncia por contratos. Las denuncias de funcionarios indican que los familiares de la ministra ingresaron a varios cargos, como es el caso de su sobrina, Giselle Alessandra Fiorio Martínez, quien fuera nombrada por decreto de Santiago Peña como jefa de Departamento en la Senatur, el 3 de junio pasado.

La otra designación es la de su ex cuñada, Patricia Beatriz Ávila Chytil, nombrada también por decreto presidencial como jefa de Departamento en Senatur.

Ávila es hermana de Carlos Chytil, ex marido de Angie Duarte, fallecido en 2015, y a nombre de quien la ministra creó una fundación de lucha contra la leucemia, donde es presidenta. En tanto que su cuñada es secretaria.

Otra designación cuestionada es la del hermano del intendente de Asunción, Óscar Nenecho Rodríguez, de nombre José Rodríguez, quien fue nombrado como director de Transparencia y Anticorrupción en la Senatur.

Angie Duarte fue directora general de Cultura y Turismo de la Municipalidad de Asunción, bajo la Intendencia de Nenecho, y en agosto, tras el inicio de la administración de Santiago Peña, fue designada como ministra de Turismo. De ahí, proviene su vínculo más significativo con el oficialismo.

Otro aliado político que fue nombrado en Senatur es el director general de Administración y Finanzas, César Adle, quien tenía el mismo cargo anteriormente en la Municipalidad de Asunción.

Cartismo. Duarte forma parte de Honor Colorado y es una de las figuras de confianza del cartismo.

Proviene del entorno de Nenecho, dentro de la Municipalidad de Asunción, donde trabajó fuertemente por la candidatura del intendente.

Rodríguez la nombró al frente de la Dirección General de Cultura y Turismo una vez que fue electo. Duarte ya ocupaba ese cargo y fue reconfirmada, cumpliendo dos periodos.

Antecedente. La ministra ya fue denunciada por favorecer a su actual marido, Pierluigi Melillo, un empresario italiano, que es dueño de una empresa de refacciones llamada ItalCasa. La firma se encargó de refaccionar en 2021 la sede del Centro Municipal de Información Turística, cuando Duarte era funcionaria en la Comuna.

Más contenido de esta sección
Inmuebles con explotación irregular y concesiones para arrendatarios con llamativos beneficios se permiten en la administración mediante resoluciones de Consejo y venia de los presidentes.
La ex congresista ve con preocupación el avasallamiento del cartismo y la aprobación de proyectos a tambor batiente. Sostiene que Penner fue una gran decepción y que los gobiernos colorados utilizan la ignorancia del pueblo.
Dos senadores se encargan de ajustar el texto para tranquilizar al electorado y detallar a quiénes exigirán los elevados controles y multas. Hay nueva narrativa y se espera un texto más agresivo.
Todo un edificio por G. 135.000 por departamentos para subarrendar a G. 2.500.000 y viviendas por las que hace 20 años se paga G. 800.000 son algunos de los desatinos en alquileres.
Bajo la consigna de unidad, la agenda política oficialista apunta a recuperar las estructuras en poder de Fuerza Republicana y atacan a organizaciones con una ley, a menos de un año de Peña.