Nacionales

Masacre en Capiatá: Padres de niño baleado se solidarizan con familiares

Los padres del niño de 6 años que fue baleado por policías durante un procedimiento se solidarizaron este martes con la familia de las víctimas de la masacre de Capiatá, a quienes llevaron pollos y otros víveres.

La familia del niño baleado por agentes de la Policía Nacional en una persecución se solidarizó con los familiares de las víctimas del quíntuple homicidio registrado el viernes pasado en la ciudad de Capiatá, en el Departamento Central, en el cual el autor fue un agente policial que tras la masacre se autoeliminó.

El padre del pequeño conversó con Última Hora y contó que le sobraron dos bolsas de pollo y media bolsa de arroz de la pollada que realizaron este domingo para los gastos de su hijo y decidieron donar esto a la familia, que hará la misma actividad este fin de semana. Aseguró que quisieron ayudarlos porque también fueron víctimas de agentes de la Policía Nacional.

Lea más: Padres de niño baleado piden que policías se sometan a pruebas sicológicas

Comentó que vio las noticias y se enteró de que la familia de los fallecidos harán una pollada este domingo y fue así que decidieron llevar los pollos y kits de víveres en la jornada de este martes.

"Al llegar ahí hablamos con ellos, volvimos a revivir lo que nosotros también pasamos, lloramos, compartimos lágrimas, fuerza, oración. Fuimos a llevarles con mucho amor, decidimos ayudarles porque las autoridades del Gobierno ni les llamaron, tenemos que vivir de polladas, es una lástima nuestro Gobierno", expresó.

Comentó que la actividad benéfica realizada para su hijo fue todo un éxito porque se recaudó la suma de G. 7 millones, por lo que está muy agradecido con toda la ciudadanía.

Nota relacionada: Niño baleado por policías recibe el alta: "Ya puedo caminar", afirmó

Explicó que la alimentación del pequeño tiene un gasto de G. 60.000 a G. 70.000 por día, porque no debe consumir aceite, leche normal, tiene una dieta liviana y estricta por la cirugía en el estómago.

"No puede él alimentarse mal porque se puede abrir, se puede descomponer, puede golpear su estómago y entonces cuidamos eso. Estamos luchando, tocando puertas, ojalá que volvamos a hacer esta actividad. El presidente (Mario Abdo Benítez) y el señor Euclides Acevedo (ministro del Interior) nos dieron su palabra (de ayuda) y lastimosamente no cumplieron, fue una lástima, una pena que estemos llegando así", expresó.

Comentó además que su hijo sufre de insomnios, pesadillas y que volvió a nacer, porque está utilizando nuevamente pañal.

"Volvió a ser bebé mi hijo, orina en la cama, usa pañal, tiene esos traumas, él no se olvidó, se acuerda de todo, está siendo tratado con la sicóloga, es una lucha diaria para poder salir adelante con mi señora, ella está también sin trabajo y yo también sigo sin trabajo", lamentó.

Le puede interesar: Masacre en Capiatá: Niño está delicado y una joven ya está estable

Mencionó que están pasando por un mal momento, sin embargo, no bajará los brazos y seguirá luchando por su familia.

"Recibo amenazas de la ciudadanía, algunas personas me amenazan, pero no les tengo miedo, si le tengo a Dios conmigo eso es suficiente. Voy a salir a pelear para que esto termine y que toda la ciudadanía podamos circular tranquilamente y poder mirar a los policías con una seguridad, ya no con miedo y temor, hay que terminar con esto", agregó.

Niño baleado en San Lorenzo

El caso de gatillo fácil ocurrió el sábado 30 de mayo pasado, a las 21.00 aproximadamente, cuando el niño viajaba en un vehículo con su padre, su madre y su hermana, en San Lorenzo, Departamento Central.

Los agentes Derlis Sanabria y Juan Amarilla, de la Comisaría 1ª Central de San Lorenzo, habían iniciado una persecución y tiroteo contra el rodado, luego de que el conductor desviara la barrera policial.

Lea más: Policía mata a sus hijos y a la familia de su pareja

Fueron imputados por homicidio doloso en grado de tentativa, omisión de auxilio y lesión corporal en el ejercicio de la función pública, en calidad de autor y coautor.

Masacre en Capiatá

El quíntuple homicidio se registró el 3 de julio pasado, en el interior de una vivienda ubicada en la ciudad de Capiatá, en el Departamento Central.

El autor del hecho fue identificado como Isidro Casco Salinas, de 31 años, suboficial 2° de la Policía Nacional, quien asesinó a tiros a sus suegros, Alberto de la Cruz Riveros Benítez, de 53 años; Amalia Beatriz Caballero Portillo (50), a sus hijos Amílcar Casco (1), Amaya Casco (2) y a su cuñada Liliana Maribel Gómez Caballero (16).

Nota relacionada: Madre de niños asesinados afirma que policía sufría depresión y alucinaba

En el tiroteo también hirió a sus cuñados de 11 y 18 años, quienes lograron sobrevivir y están internados en el Hospital de Trauma de Asunción.

Beatriz Romero, madre de los niños e hija de los adultos asesinados, se encuentra en España desde hace ocho meses y retornará al país el próximo 15 de julio en un vuelo humanitario.

Dejá tu comentario