Nacionales

Manifestantes escrachan a Mazzoleni por supuesta sobrefacturación

Ciudadanos autoconvocados se congregaron en la tarde de este martes frente a la residencia del ministro de Salud, Julio Mazzoneli, en Asunción, para realizar un escrache y exigir su destitución o renuncia, por la supuesta sobrefacturación de ventiladores pulmonares.

Los ciudadanos llegaron hasta el domicilio del ministro de Salud, Julio Mazzoleni, en las calles Melvin Jones, el barrio Carmelitas de Asunción, para realizar un escrache.

Un fuerte contingente de la Policía Nacional se encuentra en el lugar. Los manifestantes llegaron portando varias pancartas y con una batucada, para exigir la renuncia de Mazzoleni.

Aide Vera, de Ciudadanos Autoconvocados Comisión Escrache (CACE), manifestó a Última Hora que de la manifestación también participan otros grupos de activistas sociales.

Lea más: "No existe tal sobrefacturación", dice ministro Mazzoleni sobre compras de ventiladores

"Pedimos su destitución o renuncia por informes de la Contraloría General de la República (CGR) que están exhibidos en su página web, de que nuevas sobrefacturaciones se dan por compras vía directa en adquisiciones de ventiladores pulmonares a un costo sobreelevado, bajo la administración de Julio Mazzoleni", expresó.

Instó a los ciudadanos a sumarse a estas manifestaciones para exigir la destitución o la renuncia del ministro a quien acusó de permitir que cada día más compatriotas mueran en los hospitales por falta de insumos de camas de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) ante la pandemia del Covid-19.

"Ni los medicamentos más ínfimos existen en los hospitales. Es tiempo que el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, destituya a este cómplice de tanta corrupción en el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social", afirmó.

Para el próximo miércoles se tiene prevista realizar otra movilización, a las 10.00, frente al local del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social.

Escrache a Julio Mazzoleni.mp4
Los ciudadanos autoconvocados llegaron en la tarde de este martes hasta la residencia del ministro de Salud, Julio Mazzoleni para exigir su destitución o su renuncia.

El caso

El sábado 22 de agosto pasado, un grupo de diputados presentó una denuncia ante el Ministerio Público por una supuesta sobrefacturación de ventiladores pulmonares adquiridos por el Ministerio de Salud, con base en un informe de la Contraloría General de la República (CGR).

La denuncia presentada por los diputados guarda relación con una contratación por excepción del 16 de abril de este año, en el marco de la pandemia del coronavirus, que tuvo como empresa adjudicada a Dysa Healthcare SA por un monto total de G. 8.115.800.000 para la adquisición de ventiladores pulmonares para la contingencia del Covid-19.

Los legisladores denunciantes señalaron que el pliego de bases y condiciones se encuentra lleno de irregularidades que fueron observadas por la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas, como por la CGR.

Nota relacionada: Diputados denuncian supuesta sobrefacturación en ventiladores pulmonares

Además indicaron que llama la atención la premura para realizar el llamado y el plazo dado para la presentación de las ofertas, en el marco de una contratación de más de G. 8.000 millones.

De la misma manera, detallaron que los insumos fueron entregados cinco días posteriores a la firma del contrato, pero que varios días después los equipos no habían sido ni instalados, por lo que el nivel de urgencia no era tal como para no realizar el proceso dentro de los cuatro días previstos en la normativa para la publicación.

Finalmente, expusieron que no se justifica la fijación del precio referencial de G. 220 millones por cada ventilador, cuando la compra fija como referencia el precio unitario de G. 169 millones.

La firma ofertó los ventiladores a un precio superior del 243% respecto al valor de los equipos médicos ingresados al país, incluyendo el costo del bien, impuestos y honorarios del despachante.

Es decir, que el costo de la importación fue de G. 2.369.029.703, en tanto que el contrato fue por G. 8.115.800.000, con una diferencia de G. 5.746.770.297 de ganancia.

La denuncia fue presentada por los diputados Rocío Vallejo, Kattya González, Celeste Amarilla, Norma Camacho, Sebastián García, Sebastián Villarejo, Carlos Rejala, Tito Ibarrola y Jorge Brítez.

Por su parte, Mazzoleni sostuvo que no hubo ninguna irregularidad y la variación de precio se dio debido a que el mercado sufrió una distorsión de costos por la pandemia.

Dejá tu comentario