20 feb. 2024

Los dilemas de Santi Peña

No será fácil para Santiago Peña gobernar. El ejercicio de la presidencia requiere algo más que respuestas diplomáticas a las preguntas difíciles y el candidato colorado deberá tomar decisiones, ante una eventual victoria, sobre asuntos delicados que hoy por hoy son motivo de desconfianza.

¿Por qué? ¿Cuál es el problema? Pues Santi está en medio de disyuntivas por su relación con Horacio Cartes, lo que será su mayor dilema. El ex ministro de Hacienda es toda una contradicción difícil de resolver. Empecemos por citar algunas de ellas, que son las que causan mayor inseguridad tanto a nivel nacional como internacional en torno a lo que podría ser su gobierno.

LAVADO DE DINERO. Cómo se supone que un presidente ligado a quien está acusado de ser el máximo actor del lavado de dinero en Paraguay pueda ejercer políticas de combate a este fenómeno. Cartes tuvo vínculos con Dario Messer, quien fue condenado en Brasil; también fue denunciado por Estados Unidos de prácticas ilegales vinculadas al lavado de activos.

PUERTA GIRATORIA. Santiago Peña fue ministro de Hacienda durante la presidencia de Cartes, y luego regresó a ser parte del directorio del Banco Amambay (hoy Basa), llevando información privilegiada del Estado a un ente privado, que además forma parte del Grupo Cartes y está sospechado de integrar la estructura del lavado. ¿Cómo Peña podría hablar de cuidar las instituciones públicas?

CRIMEN. Lo más complicado y el dilema más grande para el colorado es la lucha contra el crimen organizado. Es la marca más gruesa que selló Estados Unidos sobre la espalda de Cartes, al vincularlo con el contrabando y hasta el financiamiento del terrorismo. Esta es una respuesta pendiente que debe dar Peña y no solo por el estigma del cartismo sino por todo el apoyo que recibe de altos cuestionados dentro de la ANR que tienen investigaciones abiertas. ¿Cómo hará para gobernar con la corrupción?

INDEPENDENCIA. Cuando a Peña lo llaman “empleado del patrón” parece un calificativo despectivo. Sin embargo, es literal. El año pasado desde el oficialismo revelaron que el ex ministro de Hacienda cobró USD 1.562.826 del Banco Basa entre el 2018 y el 2021, por salarios.

Agenda 2030. Siendo ministro de Cartes, Santiago Peña respaldó el compromiso de Paraguay con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, sin embargo, por cuestiones electorales, cambió de postura antes de las internas. Su movimiento político, Honor Colorado, casi logra que se rechace la cooperación de la Unión Europea. ¿Cómo Peña podrá responder en su política exterior en estos términos?

Mercado. Hace poco Peña hablaba de ejercer mayor control a los empresarios para evitar los abusos, lo que es una de las contradicciones más grandes conociéndose todas las irregularidades que el grupo empresarial del que proviene cometió para sostener una estructura dudosa, que altera la libre competencia. ¿Cómo un empresario podría confiar en el sistema con estas reglas?

El intento de apartar al candidato de su padrino no funciona y hay muchas preguntas. Es momento de sincerar la situación y comenzar a responderlas.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.