21 feb. 2024

León Gieco, el cantautor que grabó “de casualidad” el himno Solo le pido a Dios

El cantautor argentino León Gieco, de 72 años, estaba destinado a grabar el himno antibelicista Solo le pido a Dios, la canción más conocida de su carrera, que hoy repiquetea en Ucrania y hace poco emocionó al papa Francisco. Sin embargo, cuenta que la registró “de casualidad”.

León Gieco, el cantautor que grabó “de casualidad” el himno Solo le pido a Dios.

El cantautor argentino León Gieco, de 72 años, estaba destinado a grabar el himno antibelicista Solo le pido a Dios, la canción más conocida de su carrera, que hoy repiquetea en Ucrania, y hace poco emocionó al papá Francisco. Sin embargo, cuenta que la registró “de casualidad”.

Universal Music/EFE/Universal Music

Raúl Alberto Antonio Gieco, conocido por su nombre artístico, León Gieco, es un referente de la música de su país; a lo largo de sus 50 años de carrera unió a la perfección el folclore con el rock y, por su frecuente combinación de guitarra y armónica, se ganó el apodo internacional del ‘Dylan argentino’.

En una entrevista telefónica con EFE, recuerda que, pese a que la canción tiene medio siglo, pues la compuso en 1977, “la letra es actual” y, como ejemplo, cita que hoy “la están cantando en idioma ruso” en la guerra de Ucrania que, dice, “hace dos años que no la pueden parar”.

Recientemente emocionó al Papa con su canción e hizo cantar a los asistentes de un congreso interreligioso en la Santa Sede. “Al Papa le gusta esta canción desde 1982", recuerda el cantautor sobre la versión cantada con Mercedes Sosa, que se volvió un himno por la paz durante la Guerra de Malvinas entre Argentina y Gran Bretaña.

“El mundo está permanentemente en guerra”, se lamenta.

En la charla, sale de la oscuridad de lo bélico para recordar una anécdota sobre el disco 4° L.P. (1978), en el que el tema Solo le pido a Dios pasó a la posteridad. “No iba a ser grabado”, dice, “lo pusimos de casualidad”.

El inclasificable Charly García, otro grande del rock argentino, llegó al estudio y se quedó en silencio escuchándolo: “Qué increíble, otro bandoneón en el rock”, aludiendo al que previamente había usado el grupo Almendra, de Luis Alberto Spinetta. Esa opinión sirvió para seguir adelante con la grabación.

La canción, que le pide a Dios, entre otras cosas, que la guerra “no le sea indiferente”, se convirtió en la más célebre de su carrera, con infinidad de versiones grabadas y en casi todos los idiomas, que ha vendido millones de copias y ha sido interpretada por, entre otros, Bono, Joan Manuel Serrat, Joan Báez, Bruce Springsteen y David Byrne, y en España popularizada por Víctor Manuel y Ana Belén.

Derechos humanos

“Componer” es algo que le “sigue atrayendo” y “todas las noches” se sienta a tocar la guitarra y cantar canciones, al tiempo que se fascina con los artistas que encuentra en YouTube y anota nombres para próximos discos.

Llegó a Buenos Aires (1969) desde su natal Santa Fe (1951), y su primer disco (1973), que incluyó el éxito En el país de la libertad, fue el debut como productor de Gustavo Santaolalla, después ganador de dos Oscar por las bandas sonoras de Brokeback Mountain y Babel: “Tenía dos o tres canciones compuestas y Gustavo me dijo que si seguía escribiendo canciones como estas, se animaba a hacer la primera producción”.

En su extensa discografía, siempre se caracterizó por componer temas para denunciar injusticias y con referencias a las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la dictadura argentina (1976-1983), que censuró sus canciones.

Precisamente, su disco De Ushuaia a la Quiaca (1985-1986) recibió un homenaje en Buenos Aires, en mayo pasado, como uno de los “discos esenciales de la democracia”.

El músico dice que “pelea” para que “la democracia siga existiendo” en su país y toda Latinoamérica, pero le preocupa que “la gente no crea en los gobiernos que tiene por la corrupción y el desastre económico, y pide más gobiernos de derecha”.

Clásico y comprometido

También comprometidas son las letras de su último disco, El hombrecito del mar, lanzado a fines de 2022 tras una década sin canciones nuevas.

“Tiene el valor que va a quedar como un disco clásico, como todos mis discos”, prevé Gieco, quien se dio “el lujo” de grabar con artistas que acompañan a compositores y músicos que admira.

El hombrecito del mar, que contiene 13 canciones, ganó el Premio Gardel 2023 al Mejor Álbum Canción de Autor, pero comenta que el sonido también debería haber sido premiado, porque “fue uno de los únicos discos” en Argentina que se grabaron en estudios de varias ciudades del mundo “sin estar en contacto” en plena pandemia.

Uno de los temas nuevos, Todo se quema, cuenta “lo que nos pasa eternamente” a los seres humanos, como inmigración, colonización, agroquímicos, pobreza... “Las canciones mías son atemporales”, repite, porque “hablan de los problemas de siempre”, y advierte de que, pese a que le “gusta hablar de la realidad”, es “optimista”.

Fuente: EFE.

Más contenido de esta sección
El actor Gustavo Cabaña vuelve a las tablas con el unipersonal Yapulandia, con el cual abre oficialmente la temporada teatral 2024.
Yolanda Saldívar, condenada a cadena perpetua por el asesinato en 1995 de Selena Quintanilla, la reina del tex-mex, detalla desde prisión en un nuevo documental la serie de hechos que condujeron a la muerte de la cantante mexicana y mantiene que fue un accidente, que nunca tuvo intención de causarle ningún daño.
La escultura El primer dibujo se encuentra a orillas del muelle de San Bernardino en honor a la ilustración de El Principito.
El grupo mexicano Maná donó parte de lo recaudado por las entradas vendidas para su concierto en Asunción. Repetirá esta acción durante todo su tour que justamente inició en Paraguay.
El Escolar de Última Hora, que en el 2024 celebra 25 años, vuelve con un contenido variado, apostando por brindar conocimiento a niños, padres y docentes.