Empresas y negocios

La educación agrícola del futuro se expande al mundo

 

En el 2002, los Hermanos de La Salle contactan con la Fundación Paraguaya, organización pionera en microfinanzas y desarrollo de emprendimientos en Paraguay. Los Hermanos estaban preocupados por la sostenibilidad de la Escuela Agrícola que tenían en Cerrito, que se encontraba sumergida en la precariedad y con pocos alumnos. Tras estudiar la situación, la Fundación Paraguaya decide sumarse al proyecto, colocando una oficina de gestión pedagógica y productiva en la escuela. Para 2007, la historia era otra: Cerrito tenía una demanda muy superior a la cantidad de cupos de alumnos que podía recibir, se volvió un internado mixto con doble titulación (Técnico Agropecuario y Técnico en Hotelería y Turismo). La escuela que estaba en quiebra, que por decisión propia en 2003 dejó de recibir aportes del Estado, había logrado el 100% de sostenibilidad. En la actualidad, Cerrito forma parte del programa Escuelas Autosostenibles de la Fundación Paraguaya, es una propuesta diferente porque no se les enseña a los jóvenes a plantar tomates u ordeñar vacas, sino a generar productos con valor agregado.
La Escuela Agrícola de Cerrito generó el año pasado más de 4.200.000.000 guaraníes en ingresos (USD 700.000), cumpliendo su objetivo de ser autosostenible.

Dejá tu comentario