20 feb. 2024

La Concertación y sus promesas

Resulta esclarecedor leer en redes sociales las reacciones sobre las propuestas de la Concertación. Es ilustrativo para entender cómo funciona, más o menos, el pensamiento de muchos paraguayos.

La Concertación habla de bajar la tarifa de la luz para que la energía eléctrica sea más barata, especialmente, para los más pobres. Promete medicamentos y atención médica gratuita, y mejorar la atención para llegar a la salud pública gratuita y universal; y asegura que el aporte que actualmente se da a los abuelitos se va a extender a todos.

La Concertación propone la generación de empleo, la recuperación de la justicia, tierras públicas para la reforma agraria (je, je ya les quiero ver) planilleros cero (todos prometen nadie cumple...) transferir el monto de la merienda escolar directamente a las madres (espero que se lo replanteen porque demuestran que no entienden el tema...).

Por supuesto que también tiene propuestas respecto al tema del momento: El transporte público. Dizque van a garantizar unidades del transporte dignas y que van a asegurar itinerarios y bonos para los estudiantes. En serio espero que tengan más propuestas que esas tan trilladas, pero al menos podríamos darles el beneficio de la duda.

Lo siento, dije que les iba a comentar sobre las reacciones de la gente en las redes y no sobre mis propias ideas, en fin... Estos son algunos de los comentarios de los que hablaba:

“Un sueño esas propuestas”.

“Ojala no sea solo carnada para atrapar incautos”.

“Utópico es todo lo que se plantea”.

“¿Y de dónde saldrá la plata? De más impuestos y será para los que producen, vas a ahorrar en la ANDE, pero te meterá la mano en el bolsillo igual”.

“Que la inocencia te valga. Nada de lo que prometen los políticos, de todos los partidos, luego cumplen. Seguí participando”.

“Corea del Norte no tiene ningún monopolio cartista y así le va.

#Noalcomunismo

“Así empezó Cuba y Venezuela”.

“Estos son los que traen la agenda 2030.. Ni chacra después te van a dejar tener…”.

Es increíble, de verdad hay gente que cree que con esa dupla nos convertiremos en Argenzuela... Pero resulta insoportable que, cuando se les habla de salud pública gratuita y transporte público decente, y atención a los sectores más desfavorecidos responden que es una utopía, un sueño, un imposible”.

No se dan cuenta de que en realidad todo eso se traduce en una mejor calidad de vida. Y lo peor es que no se dan cuenta de que todas esas propuestas en realidad son derechos que tenemos los paraguayos, y algunos de ellos; incluso están ya consagrados en la Constitución Nacional, solo que no se cumplen. Y, por su ciego fanatismo rechazan la idea de que la gente, la mayoría, no solo algunos, puedan vivir vidas más dignas y tener bienestar.

Alguno, incluso se llegó a preguntar que de dónde van a sacar la plata para hacer posible todo eso.

Interesante pregunta. Porque supongo que piensan que los recursos para sostener a las instituciones del Estado, los ministerios, el Congreso Nacional; y pagar los salarios de jueces y fiscales, y de las planilleras con minifalda que sobrepoblan las oficinas públicas, así como los millones de subsidio a los empresarios del transporte, salen de los bolsillos ¿de Mario Abdo? ¿de Horacio Cartes? ¿del presupuesto de la ANR? ¿de los extraterrestes?

Con el sudor de (casi) todo el pueblo paraguayo sostenemos el Presupuesto de Gastos de la Nación, con la plata que nos quitan de los impuestos mantenemos la poca salud, y educación que nos dan; a los planilleros, hurreros y transportistas. ¡Nosotros sostenemos este país!

Los colorados vienen demostrando hace 70 años lo malos que son, y es poco probable que esta Concertación sea capaz de hacer más miserables nuestras vidas. Pero claro, eso habrá que averiguarlo.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.