Política

“La ciudadanía sabe que hay corrupción, pero espera que no haya impunidad”

Para el analista, los casos de corrupción en plena pandemia les costarán caro a muchos líderes políticos. Señaló que los partidos tradicionales deben buscar nuevos candidatos ciudadanos que estén limpios.

cperalta@uhora.com.py

El consultor venezolano Ricardo Castillo habló de la situación política actual de nuestro país y de la región en medio de la pandemia por el coronavirus. Expresó que la clase política debe reinventarse buscando nuevos líderes e instó a la ciudadanía a comprometerse para ser un agente del cambio y no solo criticando por redes sociales.

–¿Cuáles y cómo deberían ser los mensajes políticos en tiempos de pandemia?

–Es un momento de mucha incertidumbre y ansiedad, entiendo que los ciudadanos entienden que esta es una crisis inédita y nadie estaba preparado para esto. Yo entiendo que reclaman liderazgos pedagógicos que nos expliquen bien donde están y que están haciendo, que nos den paso a otra variable importante, liderazgos que nos den calma en medio de la incertidumbre.

–¿Y eso qué implica?

–Lo que tienes que proyectar es que estas personalmente comprometido con la gestión de esta crisis. Es un ejemplo el Gobernador de New York, la gran mayoría de los neoyorquinos lo han evaluado bien, sienten que está diciendo la verdad, pese a que la ciudad es el epicentro lamentablemente, pienso que hay una combinación de variables que ahora son más importantes como la calma, la certidumbre, como también a solidaridad y el tema de balancear el corto plazo y mediano plazo. La gente hoy no quiere que se le esté hablando mucho, quiere hechos no palabras. La comunicación tiene que pasar a la acción. La gente reclama liderazgo y acción. La comunicación política de hoy lo que reclama es dar la cara rápido, reconocer los errores rápido. Es un drama en el mundo de hoy, un mundo cada vez más acelerado producto de las redes sociales, es que ocultes la verdad y te pongas a darle vueltas y la gente ya sabe.

–¿Cómo se hace campaña con las limitaciones que existen hoy día en época de pandemia?

–Los políticos tienen que reinventarse y seguir buscando cercanía. Las redes sociales son fundamentales, hay que usarlas bien, y otras herramientas digitales que cobran más importancia, por ejemplo WhatsApp que es de mayor importancia, el teléfono, porque lo único mas cercano luego de visitar a alguien es una llamada, hay políticos que ya están entendiendo eso, y la gente al menos recibe algo.

–Lo que se puede notar en la región es un divorcio de la sociedad con la dirigencia y los partidos políticos. La falta de confianza en la conducción política para enfrentar esta pandemia agrava la situación. ¿Podría tener efectos en las elecciones que deben realizarse este año en algunos países?

–Estoy obligado a pensar que sí. Antes del coronavirus cada país por diferentes motivos como la corrupción, el modelo de gestión política en el cual los ciudadanos sentían que los políticos vivían de acuerdo a sus intereses y que no escuchaban a la gente, y esto era el caldo de cultivo perfecto antes del coronavirus para buscar un cambio y por otro lado buscar candidatos antisistema que transmitieran que venían a hacer un cambio profundo. Pasó con Bolsonaro y Trump por ejemplo.

–Pero la gente está hastiada. Algo que se ha escuchado en muchos países es la corrupción en estos tiempos de pandemia y Paraguay no es la excepción.

–Ya la gente no está buscando un vengador, sino que dice que es verdad que todo está mal, es verdad que hay mucha corrupción, es verdad que estos son unos pillos, pero, no sé si sigue siendo el momento de buscar al vengador, alguien que hable nada más, sino alguien que tenga experiencia. En el corto plazo pienso que la gente está actuando bajo la hipótesis que te digo, pero no sé si eso va a ser así en el mediano plazo, porque ésta crisis va a dejar muchas heridas, secuelas y ahí es donde candidatos de ese tipo tienen ventajas porque encuentran narrativas que le dan una explicación a los problemas y la gente ya se cree eso.

–¿Qué es lo que demuestran los políticos con los hechos de corrupción que se descubren en épocas de pandemia en la región?

–En el mundo hiperpolarizado en el que vivimos, la gente no es capaz de distinguir la corrupción propia sino que solamente ve la corrupción del contrario. Uno siempre ve y se pregunta cómo se financiaba tu candidato y nunca se pregunta cómo se financiaba mi candidato. Veo que está mal y si es en plena pandemia está mucho peor. Hay líderes en que esto les va a generar un costo. En la gran mayoría de los países la campaña es sobre el Gobierno, por eso la gestión del Gobierno es muy importante. La gente ni siquiera ya espera que no haya corrupción, lo que espera es que no haya impunidad. Cuando el gobernante reconoce rápidamente los casos de corrupción y actúa, no sale con nota sobresaliente pero al menos puede servir.

–¿La era pospandemia podría servir para cambiar no solo nuestras prácticas sanitarias sino también para modificar comportamientos y actitudes de la dirigencia política en América Latina?

–Creo que esto va a cambiar no únicamente por la voluntad de los políticos sino porque los ciudadanos están buscando otro tipo de políticos. Y no me refiero a los políticos como Payo Cubas. Pueden ser dentro o fuera de los partidos tradicionales, dentro o fuera de la política, pero están buscando otros estilos. Los ciudadanos están reclamando lideres solidarios, líderes que den la cara, esto no es mágico, pero creo que cada vez más la gente se está dando cuenta y dice que todos los políticos son iguales, y van a evaluar bien sus votos y van a considerar eso.

–¿No sería un buen momento para oxigenar la política?

–Esta es una gran oportunidad para los partidos políticos que vean una necesidad de renovación, si estuviera en un partido político les diría que busquemos candidatos ciudadanos, y eso seria un gran cambio para los partidos políticos, busquemos médicos, empresarios, bomberos que estén limpios. Me parece que ahí habrá una oportunidad importante desintonizar mejor con las expectativas de la gente.

–En nuestro país, las instituciones claves de la democracia han alcanzado altos niveles de desconfianza resultado del pésimo manejo político. ¿Qué se puede hacer?

–El Gobierno está intentando hacer cosas, está haciendo un intento por rendir cuentas, vi un portal que se creó, y entiendo que algunas licitaciones se abren en vivo y hay que seguir explorando ese camino. Todos los gobiernos deben hacer un esfuerzo por demostrar transparencia, si aparecen hechos corregir y actuar rápido, invitar a la gente a participar, los ciudadanos tienen que seguir fiscalizando, controlando, evaluando y comparando de cara a las próximas elecciones, porque las elecciones importan, creo que los que estemos preocupados tenemos que hacer un esfuerzo mayor por registrarlos, votarlos, organizarnos, porque la democracia no la construimos únicamente criticando por redes sociales.

Es una gran oportunidad para que los partidos tradicionales se renueven y busquen candidatos ciudadanos.

Creo que cada vez más los ciudadanos están reclamando líderes solidarios, que den la cara, cada vez la gente se está dando más cuenta de que los políticos son todos iguales.

Los gobiernos deben hacer un esfuerzo por mostrar transparencia y los ciudadanos deben participar controlando.



Perfil
Es profesor de Movilización de Bases en la Maestría de Comunicación Política y Gobernanza estratégica de la Universidad de Washington y otras universidades. Ha trabajado como consultor político para candidatos, partidos y gobiernos en Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador y México. También ha sido parte de campañas presidenciales.


Dejá tu comentario